jueves, 27 de mayo de 2010

Consejo

Voy a anotar aquí un consejo que me dio Carlota: escribe menos páginas diarias, escribe con los pies bien fijos en la tierra, haz un esquema de tu historia y no te salgas de el, en cada capítulo ten claro lo que sucederá y no te salgas de ese margen. Sé consciente de lo que escribes y como lo escribes, deja el texto bien puntuado y no te vayas por las ramas ni improvises, que conociéndote te será más que imposible. Pero si te ciñes a estos consejos cuando escribas la última palabra tendrás listo todo el texto. Verás que diferencia.
Acabo de comenzar una historia que será escrita tal que así, ciento y pocas páginas. Prometo que la escribiré con toda esta cordura casi imposible siendo yo. Lo anoto aquí para recordármelo cada día desde hoy hasta que concluya. Quiero saber si es posible escribir así.

3 comentarios:

  1. Sabias palabras, pero dificíl de llevár a la práctica. Un relato, un texto es una prolongación de nosotros mismos. Tiene vida propia y tendencia a crecér en la dirección más insospechada.
    En lo del esquema, estoy de acuerdo mientras no sea un corsé, que pueda sér revisable a medida que progresa el trabajo.

    Me gustaria leer alguna cosa tuya.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. En realidad yo creo que esos consejos los da quien aún no sabe que los personajes cobran vida propia. Ellos hacen lo que quieren hacer, se te revelan y te sorprenden con sus decisiones. Y no creo que pueda hacerlo la verdad. Pero he de intentarlo.
    Y en cuanto a leer una cosa mía, en verdad ya lo estás haciendo. Yo no sé escribir mejor, ni de otra forma. Y no descarto poner algo aquí, pero escribo historias de unas trescientas páginas y creo que nadie leería mi blog. Hay un relato corto de veinte páginas que igual sí, no creo que pueda ganar ningún concurso literario que fue para lo que nació; por eso no te extrañe verlo a capítulos intercalados cualquier día.
    Después no te arrepientas de haberlo dicho :)

    ResponderEliminar
  3. No, no me arrepentiré de leerlo. El mundo que nos rodea está tejido de pequeñas y grandes historias. Y la gente como tú o yo solo somos notarios de la realidád que nos rodea.

    ResponderEliminar

Tu lees desde la invisibilidad y puedes aportar algo a este lugar, para ello existe