jueves, 15 de marzo de 2012

Una mano tendida: una mano amiga

Después de una de mis últimas entradas he pensado mucho en la razón de que este lugar, abierto en principio por muy poco tiempo se haya mantenido hasta ahora, y quien sabe hasta cuando. Cuando hay una parte de mí tan dada a querer huir, cerrarlo, y echarlo al olvido. No sé si en cada escritor hay dos seres que se contraponen a sí mismos de continuo, por un enlace de Enrique Páez que dejé por aquí hace unos días, diría que sí.

Pues bien, la razón más poderosa por la que este lugar continúa abierto es porque Care Santos enlazó mi blog a la lista de los que pueden seguirse desde su blog. De una forma que me ha cautivado por completo, pues cuando lo hizo este lugar aún no tenía ni una sola entrada. Era un riesgo para el estatus de una escritora con el bagaje que ya llevaba detrás, y aún me sorprendo cuando entro en su página y me da por fijarme: que esa puerta siga estando ahí, después de tanto tiempo. Entre nos, creo que jamás ha leído una sola línea de lo que he escrito, y que justo por eso sigo ahí. Por eso, o porque nadie como un escritor sabe lo que significa escribir, para aquel que nunca deja de hacerlo.

En cualquier caso es un sueño de tantos sueños que uno nunca llegó a imaginar y que suceden, así porque sí, porque la vida nos enlaza de tal forma a todo cuanto anhelamos que nos hace un guiño a ser justo aquello que deseamos ser. Por eso nunca debemos detenernos ante la simple duda, pues la vida es lo bastante rauda como para dudar. Somos una flecha que se dirige continuamente hacia su objetivo, sin que su objetivo prioritario sea llegar. No importa llegar o no llegar, lo único importante es el camino. Estando en el camino que uno elige de motu propio, ya va camino de todos sus sueños, y es eso lo único que nos debería importar. Solo importa el aquí y el ahora: no hay nada más. Solo importa dibujar nuestra huella sobre el camino, para dejar constancia de que vamos, aunque a veces dudemos de a donde vamos. Vamos y es suficiente. Ir es siempre preferible a estar estancados, porque ir significa sumar.

Mi vida es una vida llena de casualidades, justo porque nunca estoy quieta. Yo, que en el fondo siempre aspiro a reposar...existe algo dentro de mí,en disonancia conmigo misma, que nunca me deja. Por eso me suceden cosas que aunque quisiera jamás llegaría a imaginar, como esa mano tendida que nunca olvido, y que sin saberlo, mantiene aún abierto este desordenado lugar...quien sabe por cuanto tiempo.


http://silencioeslodemas.blogspot.com/2012/03/la-ausencia.html

4 comentarios:

  1. Si ella lo ha enlazado por algo será.
    Yo te descubrí gracias a ese enlace, así que...;-)

    No decaigas y sigue escribiendo. Haz caso a ese lado tuyo que te impulsa a hacerlo. Sé que puede sonar egoísta por mi parte, pero necesito tus palabras para saber que es lo realmente importante.
    Tu Dias de Lluvia es uno de esos rincones, donde siempre encuentro sabiduría!!

    Mil besos Begoña!!

    Rebeca.

    ResponderEliminar
  2. Rebeka, por si esta entrada me quedó grandilocuente he buscado en el origen posible causa. Y con la distancia que otorga el tiempo, quizá fuese para que yo misma supiera ubicarme :) La verdad que no sabía nada del mundo de los blog y no es que haya aprendido gran cosa:

    http://silencioeslodemas.blogspot.com/2010/04/para-que-un-blog-dices-mientras-clavas.html

    ResponderEliminar
  3. ...Y bueno decir que esa fue mi primera gran sorpresa en el mundo de los blog. Aún me sigue sorprendiendo que la gente que me ha enlazado al suyo no me haya mandado a la papelera de reciclaje.
    El mismo agradecimiento a todos, me lean o no ;)

    ResponderEliminar
  4. .
    de hecho, en mi blog hay un enlace hacia este,
    .
    saludos

    ResponderEliminar

Tu lees desde la invisibilidad y puedes aportar algo a este lugar, para ello existe