martes, 13 de marzo de 2012

El sueño de cualquier escritor novel

A veces sucede, pero resulta que no es posible conseguirlo sin trabajar. Sin ponerse a crear sin descanso, sin creer que uno puede y que uno debe, quizá a partes iguales.

Hace tiempo que un escritor me dijo que no es posible que una editorial te publique ( hablo de una editorial de toda la vida) si no has ganado al menos un premio literario; y que a veces es necesario ganar muchos antes de conseguir publicar. Al leer la última parte de este enlace queda claro.

Es algo hermoso, que un escritor consolidado y uno que comienza aúnen sus voces a la par. Que entrelacen sus historias en un mismo libro, que sueñen al unísono, que apuesten, que arriesguen, y lo más bonito, que lleguen asidos de la mano a las librerías para contar. Para contar que afortunadamente en literatura todo el camino está aún por andar porque si algo es la literatura es flexible; se deja inventar.

http://www.gonzalomouretrenor.es/2012/03/12/esta-la-vida/

Me ha gustado tanto la noticia, que la celebro. De la forma que me gusta celebrar: compartiendo ;-)

9 comentarios:

  1. Mónica y yo ya tenemos una historia. Me mandó, sin conocernos, un enorme manuscrito. Fue hace años, ya muchos años. Tantos que yo era lo mismo que ella ahora: alguien nuevo, que ha ganado un par de premios, pero que aún avanza con la linterna en la mano, sin saber muy bien por dónde. En aquel manuscrito dormía una gran escritora. Digo bien: dormía, aún. Estos han sido años largos. Me he asentado, he doblado el Cabo de Hornos, ya sé a dónde va mi barco: a un puerto final, sin banderas ni cañonazos. El suyo zarpó hace un par de años. Decidió, como yo hace 22, dejar su trabajo seguro y dedicarse a su pasión: escribir. Escrivivir, más bien, como yo en mis mejores años.
    Ahora escribe bien, muy bien, mejor cada día. Ha pulido, ha aplicado en parte (como yo) la exigencia de mi maestra, mi madre: quita, quita, todo lo que no hace falta sobra, quítalo. Ahora escribe mejor que yo, con mucha más fluidez. Esta, la vida, lo demuestra. Los dos estilos coinciden a ratos, a ratos se diferencian muy bien: lo que nace, lo que muere. Es un libro sobre las dos, las múltiples miradas. Ya lo he dicho en mi blog: no es una novela, es un ensayo sobre la mirada, que es lo mismo que decir sobre la ceguera, la nuestra con respecto a la otra mirada. Se puede leer como una novela de acción, lo es, hay vida y muerte, hay emoción e incertidumbre, hay amistad, grupo, soledad, nacimiento, dolor del cuerpo, dolor del alma, amor, pulsión, instinto. Pero todo eso es la excusa para reflexionar: lo que somos, lo que es el otro.
    Por eso te agradezco que hayas incluido este comentario en tus días de lluvia. Se deja inventar. Qué gran reflexión.
    Gonzalo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, por asomarte y explicarlo con tus propias palabras.
    Todo lo que cuentas es hermoso.

    ResponderEliminar
  3. Si algo hay de bueno en mi literatura, si algo hay de literatura en mis textos se lo debo a Gonzalo. Él desde hace muchos años, con una generosidad y una fe desmedidas, ha estado ahí, detrás de mi pantalla del ordenador, detrás de los latidos de mi corazón. Esas manos que ahora unimos en este libro me las tendió hace años y yo - mira tú-, no he querido soltarme de ellas.

    Es cierto que es difícil abrirse camino en este mundo y que muchas veces se pierde la esperanza, por eso, para seguir trabajando y tener confianza en uno mismo, mejorar, pulirse, trabajar y más trabajar, una mano como la de Gonzalo es un árbol en medio de un océano.

    Para mí este libro es eso: ¡un sueño! tener un libro con Gonzalo, haberlo creado juntos, haber escrivivido juntos. Yo estoy convencida de que el resultado merece la pena, como mereció la pena el camino, porque es sincero, porque hay mucho de nosotros, de nuestras diferencias y de nuestras semejanzas, porque el libro no es una respuesta, es una pregunta. Porque está escrito desde el instinto y también desde la reflexión.

    Gracias por hablar de él y comprender que para mí esto es, en verdad, un sueño.

    ResponderEliminar
  4. Mónica, intento traerme a este blog todo lo que me suma energía vital, (a veces por medio se entremezclan textos propios que quizá no merecerían estar aquí, pero que urgen por colarse dentro; también es cierto).
    De modo que en cuanto entré en el blog de Gonzalo y leí, quise robar un poquíto de esa energía positiva para traerla aquí.

    No olvides que puedo hablar de tu libro, y comprender que es un sueño para ti, justo porque luchaste por escribirlo e hiciste posible tu sueño.
    Motivo más que suficiente para estar aquí, cosa que te agradezco.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. en tanto se sueña con la publicación, se hacen tangibles los versos, los cuentos, los estudios de miles de escritores nóveles
    y enhorabuena,
    saludo a los que han podido y ánimo a los que podrán publicar

    ResponderEliminar
  6. Si que es bonito, si.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Cuando entro en algún blog y leo -de alguien que lleva meses sin escribir una entrada- "bueno, he pensado que ya era hora de que escriba algo, de modo que algo escribiré, aunque no sepa bien qué".

    Me da una envidia brutal. Yo quisiera dejar meses enteros algunas de mis entradas, así... y esta es una de ellas. Me da rabia que se quede perdida entre todo lo que escribiré después, porque pocas veces llegan a darse todo el cúmulo de cosas positivas en una sola vez.

    Muchas veces a lo largo de un día me pregunto para qué diantres me habré abierto un blog. Y me digo que para tener un lugar donde agradecer estar viva. Quizá esa sea la respuesta, quizá no, pero está claro que este lugar me llena a diario de vida.
    Gracias por asomaros. Que ya hay que tener valor...XD

    ResponderEliminar
  8. Un apunte, investigando sobre Mónica Rodríguez encontré esto. Al césar lo que es del césar.

    http://www.monicarodriguez.es/libros.php

    ResponderEliminar

Tu lees desde la invisibilidad y puedes aportar algo a este lugar, para ello existe