miércoles, 4 de mayo de 2011

Verbo germinar

Algún escritor afirma que le cuesta mucho regalar palabras porque ellas son todo lo que tiene. A mí en cambio me cuesta muy poco, es como si me sobraran, como si el hecho de regalarlas atrajese más, como si brotaran desde dentro de una fuente que jamás se va a secar. Es más, se me hace tan urgente como si temiese morirme al segundo siguiente y quedarme con ellas dentro toda la eternidad. Como si todas mis palabras tuviesen que ser vertidas al mundo, porque al mundo pertenecen, y al devolverlas estuviese cumpliendo una tarea imprescindible para vivir conmigo misma. No lo sé, pero imagino que se debe a la curación que a lo largo del tiempo para mí ha supuesto la palabra escrita, quizá también la hablada pero sobre todo la escrita, esa que entra por los ojos y se aloja en alguna parte de nuestro ser, para manifestarse cuando quiere.

Es por eso que me cuesta tan poco comentar en los blog, para dejar un rastro de mi presencia, para no irme sin dejar algo a mi vez, para no sentir que bebo de una fuente que me da vida y no dejar vida a mi vez. No siempre, por supuesto, pero sí cuando siento que quiero más de esa bebida porque son vitaminas de las que no puedo prescindir. Es como si sembrase una semilla para verla brotar de nuevo en el mismo lugar, convertida en una planta que después veré germinar, y que tiempo después me subyugará de su belleza.

8 comentarios:

  1. Me ha encantado.El verbo germinar es un verbo muy bonito.

    Estoy totalmente de acuerdo con tus palabras.

    A veces nuestra propia palabra, da fuerzas a otro corazón que está cansado, o debilitado, y nuestra palabra se convierte en un granito que ha germinado dentro de él, infundiéndole esperanza.

    Eso es lo que me sucede a mí.

    Ayer estaba triste, hoy estoy más contenta.¿Por qué?Porque con un nuevo amanecer las cosas cambian, se ven de otra manera.
    Y porque tengo gente a mi lado que se merece mis sonrisas, y tengo palabras que han plasmado otros, en su rincón, en mi rincón, para saber que no estoy sola, y que no está todo perdido!!

    Hay palabras que como granos de esperanza han germinado en mí.

    Gracias Begoña por tus palabras.

    P.D: Tu blog, es un rincón dificil, porque te hace sentir demasiado, y a veces digerir los sentimientos, cuesta, escuece.Pero no sería lo mismo, sin esos sentimientos a digerir.;-)

    Un abrazo,

    Rebeca.

    ResponderEliminar
  2. Me encanto tu blog!, sin duda te sigo, espero verte prontito por http://makeyourlifeadreaam.blogspot.com/ besitos :).

    ResponderEliminar
  3. Querida Begoña, también hay un "mercado de las palabras". Mucha gente dedica su vida, o gran parte de su tiempo, a vender para comprar y comprar para vender productos. Pero también se puede traficar con palabras: te doy mis palabras a cambio de las tuyas. Ese intercambio hecho de libros, de cartas, de correos, de charlas, de blogs, genera riqueza: quien se guarda para sí las suyas, se empobrece (las palabras se pudren si no se derraman) y empobrece a los demás. Quien da las propias (a fondo perdido), y quien devora las palabras de los demás, nos está haciendo mejores a todos.

    ResponderEliminar
  4. Que decir? Simplemente estoy de acuerdo contigo. El verbo “germinar” implica tanto.
    Un beso…

    P.D:Me gustaría que visites mi blog, hay un regalo para ti y alguien que me gustaría, conozcas

    ResponderEliminar
  5. Rebeca, la parte de tu PD les da la razón a mis hijos, supongo que mi escritura refleja notas que aún no domino ;)


    Makeyourlifeadreaam Me he pasado por tu blog y he leído tu entrada sobre la amistad. Que seas capaz de escribir algo así con tan solo trece años da una idea de todo tu potencial. Me ha gustado saber que tu blog existe :)

    Miguel, no podría estar más de acuerdo en lo que expones. De hecho yo no creo en la buena o mala literatura (oh, grandes del mundo tiráos de los pelos hasta quedaros calvos) creo en las palabras que curan, y pueden llegar del lugar más insospechado, incluso de un indigente que al recibir tu limosna ( odio esta palabra pero es la que es) te dice: que Dios te vendiga. Y te sientes tan bendecido que incluso te duele, porque sabes que quien debería ser bendecido es él y no tú. Tu ya tienes una casa, un trabajo, un sueldo y una vida cuasi perfecta.

    gabyzUuka, ahí queda tu mensaje.



    Oriana, me has concedido el primer premio para el blog. El verbo germinar ha germinado y ha dado una bella planta. Siempre digo que escribir es mágico, y es porque lo sé de hace muchos años. Escribes y abres una puerta que estaba cerrada. Nunca he recibido un premio y no se qué se hace con este que me has dado. Si tiene instrucciones de uso me las pasas ¿ok? Y gracias.

    ResponderEliminar
  6. Voy a corregirme Bendiga no es con v, ah las prisas.

    Y a permitirme un apunte: Cuando un indigente que duerme en la calle entre cartones que por no tener no tiene ni ropa propia quiere regalarte algo. ÉL SÍ QUE SOLO TIENE SÓLO LAS PALABRAS. Y te regala las mejores de todas: Que Dios te bendiga.

    En el caso de un escritor famoso cuando dice que sólo tiene las palabras te asalta la odiosa duda de si acaso es que él no las regala porque se ha acostumbrado a cobrarlas. Si fuese así sería aún más pobre que cualquier pobre. Eso es lo que opino.

    ResponderEliminar
  7. Sueña, y escribirás. Escribe escribe escribe, y soñarás para toda la vida. Bueno, es una pequeña ocurrencia del instante.

    Fue un placer leerte Begoña.
    Un fuerte abrazo,
    Mián Ros

    ResponderEliminar
  8. A veces las pequeñas ocurrencias del instante son grandes descubrimientos de por vida.

    Saludos

    ResponderEliminar

Tu lees desde la invisibilidad y puedes aportar algo a este lugar, para ello existe