jueves, 19 de mayo de 2011

Llegará el día

Todos sabemos que llegará el día de dar explicaciones por todo lo que hacemos o lo que dejamos de hacer. A veces darnos explicaciones a nosotros mismos es muy complicado, al menos para quienes desoímos mucho a nuestras mentes y escuchamos demasiado a nuestro corazón. La única excusa que tenemos cuando nos recriminan por lo lejos que nuestros pensamientos se encuentran del mundo, es que hemos nacido así, y desde que podemos recordarnos desde el otro lado del espejo ya pensábamos y decidíamos distinto a todos los demás. Y que siempre tuvimos ese modo raro de ver el mundo, y aún pese a ello si nos volviesen otra vez a los dos o tres años de edad, tenemos claro que daríamos exactamente los mismos pasos y llegaríamos al exacto lugar en que nos encontramos. Porque estamos orgullosos tanto de las piedras halladas en el camino como de nuestro acierto al sortearlas, y porque somos lo que somos justamente por todo lo vivido y aquello que hemos elegido, quizá más por instinto que por puro raciocinio. Y por eso mismo nos cuesta tanto explicarlo. Hemos resuelto la ecuación, pero nunca podríamos detallar en qué pasos. Por eso necesitamos un respaldo cuando no habría un modo de respaldarnos.

Un día necesitaré explicar porqué he abierto este blog, y porqué ha sido tan necesario escribir en él día a día improvisando. Espero poder rescatar esta entrada entre las miles que para entonces habré escrito, y que todas estas razones convenzan. Porque creo que mi sinrazón tiene mucho de razón y una mezcla peligrosa de todo esto:

1 comentario:

  1. Que nadie te diga lo que tienes que ser.
    Cada uno puede ser lo que quiera ser, porque ya somos mayorcitos para decidir.

    Y mucha razón con lo que dicen en el blog del enlace.
    Para ser escritor hay que vivir, o dotar de vida a otras vidas que nunca vivirás, y dejarlas fluir.

    Cuando escribimos somos lo que nos da la real gana ser, y eso es magnífico.Es lo único que tenemos.

    Un abrazo muy grande Begoña.

    Rebeca.

    P.D: Nunca dudes de que lo que escribes es magnífico.Cada uno para nosotros mismos y los nuestros debemos ser los mejores.No hay nadie mejor que nosotros.Porque escribimos lo que nosotros sentimos.Que nadie nos haga de menos nunca.Y si alguien lo intenta deberá preguntarse el motivo.

    ResponderEliminar

Tu lees desde la invisibilidad y puedes aportar algo a este lugar, para ello existe