miércoles, 25 de mayo de 2011

Decálogo del escritor

La verdad que es un vicio eso de recolectar puntos de mira. Aunque creo que cada quien tiene su forma de hacer las cosas, mejor o peor. Y que para escribir se necesita mucho tiempo, al menos para escribir una novela en la que todas las piezas encajen como un mosaico. Son muchas horas de trabajo las que lleva elaborar algo que te convenza a ti mismo, no digo ya a los demás.; ni mucho menos a una editorial que quiera publicarlo.

Por mi parte le he cogido el gusto a esto de tener blog y condensar, de pensar en voz alta y leer lo que pensáis los que comentáis. Es el modo más parecido que encontré a un sueño casi antiguo. La vida me reclama en todo su espacio, no tengo tiempo apenas para escribir, y tengo mucho tiempo para vivir. He aprendido a escribir en el silencio, en los paisajes que recorro, en el cielo que contemplo, aprendí a escribir sobre la superficie del mar, sobre el verde de los prados, el rigor de los acantilados; ya escribo en cualquier lugar con letras invisibles que desaparecen y se quedan. Es un modo eficaz de escribir el mensaje que intento transmitir, que es una suerte estar vivo. Que es una suerte vivir. Cuando me encuentro con alguien en lugar alguno hablo y escucho, y antes de despedirme es lo mismo que intento transmitir. Que es una suerte estar vivo, y que debemos alegrarnos por vivir. Este es el único texto que de todas las maneras intento transmitir, de modo que no es tan imprescindible escribir. Al menos de momento.

Aún así dejo estos apuntes. Sé que en un día futuro me pueden servir:

5 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho tu entrada de hoy, se te lee más optimista y eso es muy bueno. Aunque tú siempre tienes ese punto de optimismo brillante que ayuda a sonreír, hoy se nota más.
    No te preocupa nada, sabes lo que quieres y lo haces.Y eso me encanta.

    Gracias por el enlace, a los que estamos locos, con proyectos personales en la cabeza y en el corazón nos viene de lujo.

    Gracias por tus comentarios siempre.

    Saber que estamos vivos es necesario para vivir la vida a tope. No todo el mundo es capaz a veces de sentir que está vivo, (yo hace mucho tiempo me sentía muerta), y es de agradecer que alguien nos lo recuerde de vez en cuando.

    Un abrazo gigante Begoña.

    Rebeca.

    ResponderEliminar
  2. A veces la vida nos trae cosas que no queremos.Siempre podemos agradecer las que sí queremos. Y eso nos ayuda a crecer.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Todo lo que sea un comentario o crítica constructiva dicha desde el respeto es de agradecer, aunque, bien es verdad, en un primer momento nos afecte. Cualquier detalle o apreciación del exterior nos ayudará a reflexionar y, por consiguiente, a crecer. Es un pensamiento o, llámalo ideal, que he llevado siempre.
    Encantado de leerte, amiga.

    Un abrazo,
    Miá Ros

    ResponderEliminar
  4. Vivir, escribir. Escribir para vivir, vivir para escribir. Aunque sea sobre la superficie del mar (qué bonito. Si es verdad que quien canta reza dos veces, entonces quien escribe vive dos veces.
    Saludos-

    ResponderEliminar
  5. Comparto ese ideal tuyo, Miánros. Cuatro ojos ven siempre más que dos, y a veces uno se encuentra con personas que le simplifican la vida con su forma de mirar las cosas.

    Miguel, estoy convencida de que quien lee o escribe vive dos veces. A veces escribir es hilar pensamientos, dar sentido a la realidad para hacerla renacer de nuevo de otra manera.

    Saludos

    ResponderEliminar

Tu lees desde la invisibilidad y puedes aportar algo a este lugar, para ello existe