lunes, 30 de mayo de 2011

La libertad es el arte, y el arte la libertad.

Vive en la playa, duerme en el hueco que forman las escaleras del paseo, sobre cartones que él mismo rescata de los contenedores de papel. Ronda los sesenta y dedica todo el día a rociar las figuras que moldea sobre la arena, en estos instantes ha creado una sirena digna de admiración, una sirena que parece escapada de la ilustración serena de un cuento de Andersen. En un paraguas negro, abierto de par en par y volcado del revés recibe las limosnas de la gente. Si está cerca da las gracias de un modo cordial mientras se mesa la barba e inclina su boina de cuadros hacia adelante a modo de reverencia. Sabe que con esas monedas podrá sortear las inclemencias de un estómago hambriento bajo el caprichoso y cambiante firmamento de una primavera que ya roza los aterciopelados talones del verano.

En los días de calor abrasador se sienta a la sombra de un árbol, tiene todas las horas del mundo para esperar, para contemplar el mar, soñar nuevos horizontes y ser tan libre como quiera. A menudo uno se pregunta qué es la libertad, quizá la libertad sea beberse la brisa del mar bajo el titilante fulgor de las estrellas. O aspirar el salobre aroma de las algas que las olas han llevado hasta la orilla vistiéndolas en granate desvaído durante el transcurso indeleble de las horas. O quizá lo sea escuchar el rumor de la espuma salpicándose en las rocas, o leer en el cielo, sentir escurrirse la arena entre las plantas de los pies, sin más patria que el aquí y ahora donde no hace falta planificar. Quizá la verdadera felicidad sea esa. Saberse atado a las horas sin sentirse atado a nada más, y ver pasar la vida, teniendo por televisor la pantalla azul del mar que desde lejos se confunde con el cielo y se une a él en eterna comunión. A veces le miro y comprendo que entre la exactitud de ese suelo y ese techo caben todos los sueños que uno pueda conjurar.

No es fácil ser él, y soportar las burlas de adolescentes sin nada que hacer. Las miradas desconfiadas de quienes no intentaron nunca comprender, los aguaceros de lluvia tan fría como besos helados sobre la piel. No es fácil ser él, y soportar la soledad de las horas de un lugar siempre concurrido, y siempre vacío, modelando los sueños que quizá un día se escaparon de un papel. Sirenitas y soldados, perros de toda especie, gatos sobre los tejados, tortugas lentas como una espera, lagartos tumbados al sol...cualquier cosa que una vez se ha soñado y que se escapa de la mente hasta las manos para tomar forma y ser. Para que todos podamos disfrutarlo. Así es el arte en quien lo posee. El arte lo da todo sin esperar nada. Es en sí mismo y para sí mismo; se deja ser.

sábado, 28 de mayo de 2011

Punto de vista

Cuando uno escribe intenta llegar al fondo de todas las cuestiones. Después esta costumbre se arraiga de tal forma que sin darte cuenta la acoplas a la vida. En tu vida diaria ha de encajar todo, y lo que no encaja lo eliminas de forma drástica. Llegas sin darte cuenta a ser inflexible con lo que te disgusta, lo que no te encaja, lo que no te hace bien. Cuando todos se callan y asienten, tú hablas y disientes. Cuando todos se conforman, no te conformas. Cuando todos se han dado por vencido, tú sigues la lucha. Y vas construyendo tu vida como si de una novela se tratara. Escribes y tomas conciencia de que el argumento siempre se puede mejorar, y lo mismo sucede con la vida. Dedicas cada día a lustrarla e ilustrarla a partes iguales, como un texto en eterna corrección.

viernes, 27 de mayo de 2011

Proberbio judío

Si todos tirásemos en la misma dirección, el mundo volcaría

miércoles, 25 de mayo de 2011

Decálogo del escritor

La verdad que es un vicio eso de recolectar puntos de mira. Aunque creo que cada quien tiene su forma de hacer las cosas, mejor o peor. Y que para escribir se necesita mucho tiempo, al menos para escribir una novela en la que todas las piezas encajen como un mosaico. Son muchas horas de trabajo las que lleva elaborar algo que te convenza a ti mismo, no digo ya a los demás.; ni mucho menos a una editorial que quiera publicarlo.

Por mi parte le he cogido el gusto a esto de tener blog y condensar, de pensar en voz alta y leer lo que pensáis los que comentáis. Es el modo más parecido que encontré a un sueño casi antiguo. La vida me reclama en todo su espacio, no tengo tiempo apenas para escribir, y tengo mucho tiempo para vivir. He aprendido a escribir en el silencio, en los paisajes que recorro, en el cielo que contemplo, aprendí a escribir sobre la superficie del mar, sobre el verde de los prados, el rigor de los acantilados; ya escribo en cualquier lugar con letras invisibles que desaparecen y se quedan. Es un modo eficaz de escribir el mensaje que intento transmitir, que es una suerte estar vivo. Que es una suerte vivir. Cuando me encuentro con alguien en lugar alguno hablo y escucho, y antes de despedirme es lo mismo que intento transmitir. Que es una suerte estar vivo, y que debemos alegrarnos por vivir. Este es el único texto que de todas las maneras intento transmitir, de modo que no es tan imprescindible escribir. Al menos de momento.

Aún así dejo estos apuntes. Sé que en un día futuro me pueden servir:

martes, 24 de mayo de 2011

Verbo sustituir

Eloísa llevaba meses deprimida y sin entender nada, casi enfadada de que su hija hubiese despedido de su vida y casi sin avisar a su enamorado, que andaba como alma errante a la espera de arreglarlo todo. Artemisa dijo desde el primer momento que de eso ni hablar, que no pensaba soportarlo un minuto más y que todo estaba zanjado sin posibilidad de volver atrás, de eso ni pensarlo. Ezequiel andaba tan apagado como una estrella que se ha quedado sin luz, y cuando se encontraba a Eloísa se las arreglaba para indagar acerca de Artemisa, que seguía empeñada en lo mismo. Si acaso hablaban se encontraban la misma tristeza frente a frente, y ninguno de ellos sabía bien qué decir, Eloísa trataba de que no se le filtrara la verdad, al tiempo en que intentaba no añadir más dolor al dolor de un muchacho que siempre se había portado fenomenal. Aún no había encontrado la manera de reponerse al dolor de ver que algo tan grande como lo suyo se vino abajo y se quedo en nada...en nada por parte de Artemisa. Ezequiel había sumado aún más fuerza y vigor a todo lo pasado, por eso estaba tan falto de respiro y tan sumergido en el dolor. Parecía por completo desconocido.

Hasta que una tarde de sol y en compañía de amigos, Eloísa lo encontró besando a un nuevo amor. Esa tarde sonrió y pudo olvidar el enorme dolor de su corazón. Pudo aceptar al fin que su hija habiéndole abandonado estuviese tan feliz; y pudo aceptarlo porque la felicidad de ambos era idéntica. La única diferencia era que Artemisa disfrutaba enormemente su soledad, y Ezequiel su recién comenzada compañía.

sábado, 21 de mayo de 2011

Elecciones municipales

En medio de un panorama desolador esperemos que las necesidades del ciudadano sean tenidas en cuenta. Que quienes deciden gobernarnos nos gobiernen pensando en nosotros y no en ellos. Que dejen de dilapidar el dinero como si fuera suyo, sabiendo que es nuestro. Y que no sean aún más insensatos que nosotros, que nosotros no gobernamos justo por eso, porque nos tenemos por más insensatos que ellos.

Me gusta ser optimista pero en política no albergo esperanzas. Al final todo resulta lo mismo. Y lo mismo siempre, me cansa.

Suerte a todos

Secretos de mujer

Personalmente me gusta la mujer que no vive torturada por su imagen. La que le da una importancia vital al interior, al vocabulario, a los buenos modales, la que lleva por todo adorno una sonrisa, y que se muestra tal es, sin artificio. Esa es la mujer que me gusta, independientemente de que lleve las uñas bien arregladas, los pendientes a juego con el bolso, los zapatos o el vestido, las pestañas postizas o el maquillaje perlado, los tacones imposibles o el peinado más logrado. Me gusta la mujer que no se vanagloria de ser mujer, que lo es y punto. Aquella que no vive exclusivamente para seducir, sino que seduce sin tener consciencia alguna de ello. Sobre todo y por encima de todo esta última.

Es por eso que en ocasiones frunzo el ceño cuando camino tranquilamente por la calle y veo chicas-niña disfrazadas de Barbie Superstar, influidas sin duda por las revistas de adolescentes que ponen especial énfasis en el verbo gustar, y recalcan la idea de que un buen maquillaje es esencial. Creo que este tipo de chica-niña se detecta a un vistazo por su imagen severa de mujer fatal, sus ensayos constantes de caída de ojos, sus tacones imposibles, su escasez de tela y su sobrante de hueso. Su actitud frente a los chicos si la observas es también de manual, va pasando de mano en mano hasta darse cuenta de que en vez de conquistas suma derrotas.

Creo que en el mundo existen muchas clases de mujeres, pero si he de confesaros la verdad, jamás me encontré una capaz de reunir tanta inquietud en un solo cuerpo. Me cuentan que todos los trucos de belleza habidos y por haber se encuentran aquí, y es agotador sólo consultar la cantidad de cosas que inquietan a esta mujer. Entre nos, conozco mujeres que en su vida se han maquillado y que cultivan con esmero su belleza interior. Esas mujeres ahorran tal cantidad de tiempo y dinero con su inteligencia que en cualquier reunión, siendo ellas mismas, destacan sobre las demás, a menudo tan de manual que no dejan de ser un calco unas de otras. ¿En verdad queremos ser copias de copias o apostamos por ser nosotras mismas?


jueves, 19 de mayo de 2011

Un lema de vida

Calla tu mente,
escucha tu corazón,
sigue tus sueños.

Extraído del twitter de Alejandro Fernández (cantante)

Llegará el día

Todos sabemos que llegará el día de dar explicaciones por todo lo que hacemos o lo que dejamos de hacer. A veces darnos explicaciones a nosotros mismos es muy complicado, al menos para quienes desoímos mucho a nuestras mentes y escuchamos demasiado a nuestro corazón. La única excusa que tenemos cuando nos recriminan por lo lejos que nuestros pensamientos se encuentran del mundo, es que hemos nacido así, y desde que podemos recordarnos desde el otro lado del espejo ya pensábamos y decidíamos distinto a todos los demás. Y que siempre tuvimos ese modo raro de ver el mundo, y aún pese a ello si nos volviesen otra vez a los dos o tres años de edad, tenemos claro que daríamos exactamente los mismos pasos y llegaríamos al exacto lugar en que nos encontramos. Porque estamos orgullosos tanto de las piedras halladas en el camino como de nuestro acierto al sortearlas, y porque somos lo que somos justamente por todo lo vivido y aquello que hemos elegido, quizá más por instinto que por puro raciocinio. Y por eso mismo nos cuesta tanto explicarlo. Hemos resuelto la ecuación, pero nunca podríamos detallar en qué pasos. Por eso necesitamos un respaldo cuando no habría un modo de respaldarnos.

Un día necesitaré explicar porqué he abierto este blog, y porqué ha sido tan necesario escribir en él día a día improvisando. Espero poder rescatar esta entrada entre las miles que para entonces habré escrito, y que todas estas razones convenzan. Porque creo que mi sinrazón tiene mucho de razón y una mezcla peligrosa de todo esto:

miércoles, 18 de mayo de 2011

¿Quieres algo seguro?

En la vida puedes andar o detenerte
puedes mirar la luz o la oscuridad,
puedes subrayar la tristeza o la alegría,
dejarte caer en picado o ponerte a volar.

Puedes trazar el camino o improvisarlo
puedes quedarte quieto o avanzar
puedes quedarte al margen o tomar partido
puedes exprimir el tiempo o verlo pasar.

Puedes forjar tu mañana o tan solo esperarlo
puedes quedarte sentado o ponerte a trabajar
puedes tirarte al barranco o ponerte en camino
puedes quedarte quejando o ponerte a actuar.

No hay nada escrito, todo aún está por escribir
no hay nada dicho, todas las palabras están por decir,
no hay nada hecho, todo espera para hacerse
y no hay nada seguro, lo único seguro es la muerte.

¿¿¿Seguro que aún quieres seguridad???

martes, 17 de mayo de 2011

Ven, sé mi luz

Este libro de Madre Teresa de Calcuta hace mucho tiempo que quería leerlo. Es una mujer que ha dejado escritos preciosos, que en sí mismos son toda una lección de vida, y de claridad mental aplastante. De fe y de lucha, de fervor y devoción. Y sin embargo a pesar de llevar en su título la palabra luz, está lleno de oscuridad. Y es imposible que fuese de otra forma. Por Santa que una mujer sea, es imposible convivir con los más pobres de entre los pobres, y los más enfermos de entre los enfermos y no albergar todas las dudas que ella albergaba. Todo el desamparo, todo el silencio y todo el dolor.

Desde el momento en que escuché hablar de este libro me pregunté porqué criterios alguien ha decidido publicar los escritos personales de alguien que ha rogado, de todas las formas en que le fue posible, que todas sus cartas fuesen quemadas o desaparecidas, para que nunca viesen la luz. Y al intentar leerlo me lo sigo preguntando. Me pregunto qué derecho tengo a hurgar en unas memorias que no quisieron ser leídas por mí. Y a penas en un breve repaso abandono su lectura. He decidido que respeto la intimidad de sus sentimientos. Que aunque haya sido un libro publicado, y por lo tanto ya público, respeto la voluntad última de una mujer que es una Santa de entre las Santas. Y que deseo y quiero que al final ese Dios al que entregó todo cuanto tenía: su vida misma, al acogerla en su seno le haya dicho las palabras que rezan en el título: Ven, seré tu luz. Eso deseo.

De este libro sólo apunto una frase:

"La soledad del corazón que quiere el amor es insoportable"

domingo, 15 de mayo de 2011

Irene Villa

He intentado escribir esta entrada muchas veces. Y a veces uno sabe que no hay palabras. De modo que si quieres saber quién es Irene Villa, tendrás que darle al enlace, porque he dejado que se explique a sí misma. Un ejemplo de vitalidad, de humanidad y de vida:

viernes, 13 de mayo de 2011

Amores altamente peligrosos

Este libro de Walter Riso lo había resumido en mi anterior entrada, que un fallo de Google borró. Y bien, me toca volver a contar lo que ya conté pero con menos acierto, ya que hoy mismo devolví el libro a la biblioteca y no puedo ni tan siquiera consultarlo. Esto sí que es improvisar y tener prisa, algo que a lo que estoy acostumbrada, de modo que sigo.

Este autor es un terapeuta capaz de escribir libros tan directos como amenos. Muestra de forma magistral varios enfoques al mismo problema, -que en este libro es el mismo-, ese amor del que uno debe resguardarse si quiere vivir feliz, o al menos con un mínimo de paz. Y es que el amor puede ser un veneno que va matando lentamente. No se si lo dice de forma literal pero lo deja entrever, y no te lo cuenta, te lo hace ver bajo el prisma de la experiencia que le han dado tantos años de consulta.

Puede servir de guía para elaborar personajes límite, algo que personalmente me divierte de verdad, los personajes normales ya los vemos, no necesitamos explicarlos. Me he reído mucho leyendo este libro tanto por lo bien escrito que está - en mi opinión-, las frases tan divertidas que arroja y las escenas que representa, casi todas sacadas de su día a día en la consulta. Un libro que recomiendo a todo aquel que quiera saber algo más de ese virus llamado amor o de cómo combatirlo, apaciguarlo o convertirlo en llevadero cuando menos. Algo no tan fácil de lograr a juzgar por los casos que representa con un sentido del humor muy bien llevado, por cierto.

A modo de recomendación final anota esta cita:

No hagas con el amor lo que un niño con su goblo: que cuando lo tiene juega con él y cuando lo pierde llora.

San Agustín

Recuperando entrada

Amores altamente peligrosos

Este libro de Walter Riso podría servir para pasar un buen rato por la forma en que está escrito. Me he reído muchísimo leyendo y he aprendido mucho. Tiene frases verdaderamente buenas y una lucidez aplastante, es uno de esos libros que no le piden peras al olmo, ni milagros al paciente, ni comprensión al lector en muchos de sus pasajes. Habla precisamente de eso, de los amores altamente peligrosos. Esos que a una sola mirada no te convienen, y que es bueno que lo sepas.
Como lectora me reí muchísimo, como mujer hace muchos, muchos años que dije sí frente al altar, de modo que no me ocupa. Como madre me viene bien saber ciertas cosas por lo que pueda suceder. Y como escribiente me va genial para retratar personajes. Al final todo lo que busco en una biblioteca tiene ese final, convertirse algún día en una clase de material que pueda ser elaborado por mí y leído por ti, en ese ti va quien sea. Nadie quizá. Pero es, y mi objetivo es que sea.
En palabras de su autor:"Este texto va dirigido a cualquier persona que quiera revisar su vida afectiva y hacer del amor una experiencia satisfactoria. No es un libro optimista ni pesimista, sino realista. No encontrarás aquí las mejores reglas para vivir con tal o cual estilo, más bien lograrás establecer espacios de reflexión para comprender mejor tu relación de pareja y dilucidar hasta dónde se justifica luchar por ella o no"."Amar no es sufrir, y tenemos el derecho a ser felices. Éste es el bien supremo que nadie podrá quitarnos, así sea en nombre del amor"
En mis propias palabras, es un libro que recomendaría a viva voz a todas aquellas personas que aún estén llorando por algún amor. Porque quizá lloran por algo que no vale la pena. O a todos aquellos que disfruten leyendo o escribiendo, porque algo aprenderán seguro de un autor que hace ameno todo cuanto escribe. Ameno y útil.
Apunto una frase que encontré en él:
No hagas con el amor lo que un niño hace con su globo: cuando lo tiene juega y cuando lo pierde llora.
San Agustín

miércoles, 11 de mayo de 2011

Retazos...

Vivimos siempre centrados en el mañana, y cuando el mañana nos pasa de largo comenzamos a vivir en el ayer. Nada más triste que nunca haber vivido el ahora.

martes, 10 de mayo de 2011

Hambre de saber

Hay textos que permanecen ocultos bajo capas y capas de polvo en algunos lugares, textos que uno quisiera leer alguna vez y a los que nunca tendrá acceso. Textos que hacen crecer, y sin los cuales irremediablemente seremos menos.
Hay cierta agonía en buscar libros en una biblioteca, porque entre tantos no sabes cuales serán para ti aquellos que abran tu visión del mundo. Aquellos que te ayuden a vivir mejor y a ayudar a los demás. A comprenderlos, a ser una buena compañía para ellos y a estar a su lado en esos tiempos en que ni saben estar consigo mismos porque atraviesan alguna crisis vital. Hay en muchos libros el remedio perfecto, pero a veces encontrarlos lleva lustros de buscar y buscar.

Hoy como tantos y tantos días no tenía previsto añadir entrada alguna, de modo que me toca lo que más disfruto: improvisar. En un libro que leí acerca de establecer un orden para que tu día a día se organice más, hace una sentencia, el improvisador nato es caótico. Pues bien, lo afirmo soy caótica, le robo las horas al día y a la noche para poder leer y escribir más. Y he llegado a una conclusión, es un vicio terrible, pero comparado a otros vicios ni puede se comparar por lo mucho que aporta, y lo barato que sale. Quisiera mantenerlo a raya, pero no se deja amarrar.

Esta mañana he leído uno de esos textos que siempre quise encontrar. Uno de tantos que te llena de alegría porque ni sabías que existía, uno de los que no se puede leer sin compartir. Lo dejo aquí:





lunes, 9 de mayo de 2011

Vega de los libros

Es un blog creado por el profesorado de un instituto, con el objetivo de que los alumnos lean y escriban una reseña del libro que han leído. Care Santos vino a resumirlo así desde su blog, y la idea me pareció tan positiva que lo comencé a seguir.
Hay alumnos que casi te escriben el libro entero para contártelo. Otros te hacen un resumen tan preciso que te entran ganas de salir corriendo a la biblioteca para encontrarte con el resto. Otros te cuentan las impresiones que les ha ido causando mientras lo leían. Otros te lo cuentan como una receta, ingrediente por ingrediente y te hacen un mapa completo de lo que el autor pretendía decir; estos siempre me sorprenden, porque si es un libro que yo haya leído lo he leído sin tener gran idea de lo que su autor quiso contar, o en todo caso si lo entendí fue de forma diferente. Admito que suele gustarme más lo que el alumno entendió, y su aclaración me gratifica hasta el punto de quedarse muy corta. En fin, que la vega de los libros es un infinito de posibilidades para quienes disfrutamos leyendo, porque además de los libros que podemos leer, leemos resúmenes de libros que sabemos que no leeremos -porque su temática nos aburre mortalmente-, que es lo más parecido a poder leerlos.
También sirve para saber que clases de libros se mueven por el mercado y con que propuestas. Es decir, para saber qué es lo que deciden publicar las editoriales, que en ocasiones, y dicho sea de paso, me dejan muy perpleja.

Personalmente me alegro de que los alumnos lean de todo. De que sean lectores voraces y tengan opinión propia. De que tengan talento numeral y sepan resumir, valorar y explicar desde su perspectiva aquello que han leído. Y de que muestren un talento tan natural para explicarse y explicar, que incluso detrás de alguno se intuye a un futuro narrador de historias, es tal su entusiasmo al transmitir las ideas de los demás que incluso se cuelan las propias, y se les vuelve imposible terminar, si tuviesen lugar para más escribirían un libro del libro a igual número de páginas. Es sin duda un blog alentador.

Retazos...

Todos tenemos cosas en nuestras vidas que quisiéramos cambiar, pero no tenemos el don de hacer retornar aquello que nos arrebatan en un parasiempre del que no hay forma de escapar llamado muerte. A veces nos anclamos en el pasado sin darnos cuenta de que el pasado tampoco está, pues al volverlo al presente sólo nos contagia su agonía.
A veces hay que formar un nuevo presente en otra realidad, uno en que comenzar a mantener un presente donde todo encaja como en un puzle feliz. Donde pueda cargar mis recuerdos no como una fría losa, sino como un halo de luz en que me envuelvo. Algo que me protege y le da validez a mi vida, porque no estoy sola aunque te hayas muerto, tu presencia invisible sigue estando junto a mí y me grita sin voz que sea feliz. Por eso no voy a dejar de serlo. Si soy feliz será por ti y para ti, porque tú no tienes posibilidad de serlo.

domingo, 8 de mayo de 2011

Escuela de verano

Sheila tuvo problemas para nacer, un forceps -dudosamente utilizado- le dejó secuelas en el cerebro que hace que aprenda más lentamente que otros niños de su edad. Es despierta y resuelta pero memoriza fatal, eso conlleva que verano tras verano se encuentre en la misma clase achicharrante, junto a su profesora Herminia, que entre insistencia y malabarismos de toda clase y condición, intenta embutir los conocimientos necesarios dentro de su cabecita rubia. Sheila está obsesionada con la gente que viene y va tras el ventanal, sintiéndose tan inquieta como alguien atascado en un ascensor averiado, en lo único que piensa tras dos horas sentada es en salir; llegar a casa, y zambullirse en su piscina desmontable para quitarse el sofocón de ver que todos aprenden con soltura lo que a ella le cuesta un montón.

Herminia puede comprenderla porque pisa los cincuenta, pero puede comprender a su madre también, y habiendo dejado cuatro asignaturas sabe que lo vital es mantener a raya su atención.

-Sheila, deja de mirar por la ventana o te pondré de cara a la pared hasta que termines los deberes.
- Es que mi madre me está esperando hace rato.
-Ya lo sé. Pero ella sabe que no te dejo salir hasta que acabas.

Le hace un gesto para que vuelva a concentrarse en la libreta y siga a lo que está. Hace tanto calor que el aire fresco del ventilador resulta abrasador. Las fragancias de los diez alumnos se entremezclan entre sí, lo mismo que las músicas de los coches que esperan la apertura del semáforo metros más allá, irrumpiendo la tranquilidad de la mañana. Sheila no es capaz de avanzar, mira la libreta, acerca el lápiz con determinación y después de largos minutos sigue sin escribir nada. En su mano izquierda gira y gira su goma de nata, no está intentando comprender, sólo piensa en salir. Intenta luchar con las palabras que luchan por brotar hasta que lo hacen.

- Mi madre me está esperando_ hay mucha urgencia en su voz.
- Lo sé, pero no te moverás de ahí hasta resolver ese problema.

De nuevo lo mismo, el lápiz que avanza hacia la libreta, el intento de seguir, el atasco inminente, la ansiedad, la goma de nata que gira y gira, la mirada que busca el coche blanco donde esperan su madre y su hermana.

- Sheila, deja de preocuparte por tu madre. ¡Las madres son las únicas personas que nunca nos abandonan!_ lo dice de forma tan desesperada que parece una solterona ofendida.

Los chicos de bachiller estallan en carcajadas que los más pequeños siguen también. Entre risas y aplausos, alumnos de todas las edades entremezclados acaban de aprender una de las lecciones que no se olvidan. Y la mañana tediosa se convierte en una fiesta.

sábado, 7 de mayo de 2011

Un precioso pensamiento

Cuando defiendes públicamente tus ideas, debes esforzarte para vivir de acuerdo con ellas. Y porque piensa que él es lo que habla, el guerrero acaba transformándose en lo que dice.


Paulo Coelho




viernes, 6 de mayo de 2011

Premio primavera



A este blog le han dado su primer premio. A veces uno no sabe no contesta. Después de buscar información me he enterado de que este premio conlleva requisitos, que por supuesto estoy encantada de cumplir. Ni el verbo germinar pudo germinar más a prisa, ni puedo estar más feliz. Escribir es hacer magia.

Decir que este premio no me ha sido otorgado sólo a mí, quien quiera conocer el resto de la información la tiene aquí:

Las reglas son elegir diez blogs para pasar el premio y decir tres verdades y tres mentiras.

Verdades

Cada persona, sea como sea tiene mucho que aportar.
Cada día que nace es una posibilidad más de ser feliz.
A diario nos encontramos a gente que hace nuestra vida mejor.

Mentiras

Las personas que más valen son las más reconocidas.
Me gusta el mundo tal cual está repartido.
No aspiro a que todo sea mejor para todos.


Los diez blog que elegí son estos:



miércoles, 4 de mayo de 2011

Verbo germinar

Algún escritor afirma que le cuesta mucho regalar palabras porque ellas son todo lo que tiene. A mí en cambio me cuesta muy poco, es como si me sobraran, como si el hecho de regalarlas atrajese más, como si brotaran desde dentro de una fuente que jamás se va a secar. Es más, se me hace tan urgente como si temiese morirme al segundo siguiente y quedarme con ellas dentro toda la eternidad. Como si todas mis palabras tuviesen que ser vertidas al mundo, porque al mundo pertenecen, y al devolverlas estuviese cumpliendo una tarea imprescindible para vivir conmigo misma. No lo sé, pero imagino que se debe a la curación que a lo largo del tiempo para mí ha supuesto la palabra escrita, quizá también la hablada pero sobre todo la escrita, esa que entra por los ojos y se aloja en alguna parte de nuestro ser, para manifestarse cuando quiere.

Es por eso que me cuesta tan poco comentar en los blog, para dejar un rastro de mi presencia, para no irme sin dejar algo a mi vez, para no sentir que bebo de una fuente que me da vida y no dejar vida a mi vez. No siempre, por supuesto, pero sí cuando siento que quiero más de esa bebida porque son vitaminas de las que no puedo prescindir. Es como si sembrase una semilla para verla brotar de nuevo en el mismo lugar, convertida en una planta que después veré germinar, y que tiempo después me subyugará de su belleza.

martes, 3 de mayo de 2011

Últimas noticias

Las últimas noticias del noticiero
no las entiendo
la alegría de la gente
no la comprendo.

Me muevo en un mundo distinto,
entre otro tiempo
y por más que me lo expliquen
siempre disiento.

No me gusta esta parte
del firmamento,
preferiría otra galaxia
de paz y ensueño.

No voy a quejarme, ni voy a hablar,
ni tan siquiera tratar de comprenderlo,
pero no me gusta, no me gusta,
y en lo dicho me reitero.

Para qué tengo blog

Para compartir aquello que me gusta hacer: escribir.


Esta es la única razón por la que tengo blog. Creo que si llegas hasta él es por algo y si te quedas es porque has decidido quedarte. Que vayas a encontrar una panacea entre mis letras, no lo creo. Que leerme te vaya a convertir en mejor persona, tampoco lo creo. Que el mundo necesite este espacio lo creo menos aún. Pero me gusta escribir y de momento este espacio me atrae, y mucho, por eso sigo en él.

Que mi vida vaya a cambiar por tener blog, sí, tengo un espacio abierto desde donde escribo aquello que me gusta escribir y la gente puede leerlo. Es algo que hasta hace relativamente poco no tenía. Si es bueno o malo, depende. Todo depende del uso que se le de. Depende de lo que yo escriba, y de lo que tú interpretes, pero algo está claro, yo escribo para mejorar mi vida, y estoy segura únicamente de una cosa, que escribir mejora mi vida. Por eso escribo y por eso tengo blog.

Escribí esta entrada para explicar aquello que no quiero en mi blog, por ejemplo pop ups, que curiosamente me aparecen desde ayer como bloqueados en una ventanita cuadrada. Porfa si ves algo raro en mi blog desde tu pantalla me avisas. Yo lo sigo viendo todo tal cual estaba y espero que tú también. No me gustan los cambios que yo no hago.

domingo, 1 de mayo de 2011

Día de la madre

Saben que día es hoy, por eso hace unos días le preguntaron a su madre que quería como regalo para el 1º de Mayo. Ella les miró muy seria, no creía que lo hubiesen olvidado. Y para cerciorarse les miró detenidamente, posando su mirada más analítica primero en uno y después en otra.

-Ya sabéis que un regalo envuelto en papel llamativo y un lazo muy grande no me impresiona, ¿verdad? _Ellos se encogieron de hombros y volvieron a preguntar_. No me importa la fecha que señale el calendario, soy vuestra madre y lo supe desde el instante en que supe de vosotros. Y no pienso volver a repetiros el regalo que quiero para mi cumpleaños, para reyes, para el día de la madre o para cualquier día, porque cada día es especial.

- En serio ...¿que quieres que te regalemos?
-Ya os lo dije muchas veces y no lo pienso repetir porque os lo sabéis de memoria. No me sirven los regalos facilones.
- Está bien. Pero no creo que te puedas quejar_ dijeron casi a la vez con diferentes palabras.
-No me quejo.

Ella siguió fregando el suelo de la cocina y ellos volvieron a la terraza a su partida de ping pong cuando el reloj marcó las tres.Quizá creyeron que esa vez funcionaría y podrían librarse del regalo que su madre se pidió para cada fecha especial: Que ellos fuesen las mejores personas que pudiesen ser. Barato no podía serlo más, pero cumplirlo quizá fuese muy costoso y desearan quitárselo de encima de una vez. Pero lo pedido pedido está y Ella no pensaba cambiar de idea mientras viviera, porque bien pensado no era un regalo del que ella sola pudiese disfrutar, era un regalo del que todos disfrutarían.