viernes, 2 de agosto de 2013

Caminando sobre las aguas, de Ignacio del Valle

Lo primero que llama la atención de este libro es su portada, yo diría que elegida como referencia de lo que incluye el interior. Siempre digo que cuando la portada de un libro se corresponde con el contenido, tanto uno como otra contribuyen a hacer más potente la historia; es mi opinión. Lo segundo que en la contraportada, destaca, sobre una cinta dorada la firma del autor, un detalle que me gustó, porque aquí no hace falta dejarse la piel en colas kilométricas y asfixiantes, en días casi imposibles, por conseguir esa firma; cada libro viene firmado, como un regalo de su autor.

Este libro reúne 14 relatos llenos de vida y muy bien escritos, que pueden disfrutarse porque están muy bien delineados, que cuentan hechos que pudieron pasar en cualquier momento de la historia o que aún pueden pasar. En lo personal, pese a que siempre voy casi sin tiempo no pude soltarlo desde el principio al final, pese a que soy muy lenta leyendo, lo leí en tan solo tres días, y es un libro que pienso releer. No sé qué sentirá un escritor que se estuvo devanando los sesos durante meses, o años, si un lector le dice que en solo tres días se leyó su libro de relatos, no sé si lo tendría en su mente como algo a favor o no, pero desde luego que no es una escritura hueca, tiene solera, refleja la vida en su complejidad desnuda, porque en él cada protagonista ha de enfrentarse a sus propios fantasmas para intentar vencerlos.

Este libro lo presté, con lo cual ahora mismo no puedo destacar el título de uno de los relatos que más me gustaron, uno es Caminando sobre las aguas, que dio título al libro y otro viene en inglés, de ahí que aunque lo recuerde no me atreva a escribirlo, pero es la historia de un soldado que vuelve de la guerra con su propio secreto, que no se atreve a revelar. Curiosamente cuando al final decide hacerlo sucede algo imprevisto, que por supuesto no voy a contar. El significado que esconde tanto este cuento como otros, me gusta. Y el relato que lleva por título Caminado sobre las aguas habla de una encrucijada que se ha tejido en torno a su protagonista, nada sencilla de desmadejar, se divide entre el querer y el deber. Y al final lo resuelve del modo en que menos me esperaba...

Hay un mínimo detalle que desmerece, en mi modesta opinión, el nivel que este libro de relatos alcanza, porque es sublime, pero no voy a decirlo. Es un detalle que en todo caso revelaría a su autor, que es de los que tienen página web, blog, facebook, twitter y presencia en la red. Justo ese detalle que lo desmerece, en mi modesta opinión, me llevó a plantearme la valentía férrea que se necesita para ser escritor, para escribir una obra desde las mismas entrañas y ofrecerla al mundo entero; para asentarse sobre los propios cimientos y alzarse desde ahí; sin más sostén que el deseo de superarse de nuevo.

A mi ver, se superó. Os dejo un enlace de tantos que habla de este libro

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu lees desde la invisibilidad y puedes aportar algo a este lugar, para ello existe