domingo, 4 de agosto de 2013

La voz del pueblo habla

Si hay algo que se está perdiendo entre nuestros representantes es a veces la coherencia que emana de la verdad. La pasión que nace desde la más firme convicción. El sentimiento de estar ahí para solucionar los problemas del pueblo al que representan. El pensamiento único que intentar desde sus acciones un país mejor del que tenían cuando les votaron. Y eso se ve en las actitudes que toman cuando alguien, ya al límite de sus posibilidades, les expone su situación a la espera de que contribuyan a ayudar.

El otro día, en un telediario me sorprendía justamente lo contrario, la coherencia, el sentimiento, la verdad, la pasión y la claridad con la que esta mujer y además madre, comunicaba lo precario de su situación, a la espera de recibir una licencia para vender en un mercadillo las manualidades que ella misma confecciona. Para llevarse un dinero a casa con el que llenar la nevera para que sus hijas puedan comer con el sueldo que ella se gana. Algo tan simple y a la vez tan necesario, para como ella decía, tener dignidad. 

Tenga licencia o no la tenga, está claro que dignidad la tiene. Llegaba a esa reunión con un texto escrito, en el que apenas en la primera hoja abandonó, porque en un momento dado decidió hablar, no desde exposición elaborada, sino desde el empuje y el ahínco de un gran corazón, porque ese o se tiene o no se tiene y eso además de verse se escucha. Me sorprendió la forma en que fueron recibidas sus palabras desde el otro lado, o no me sorprende, no sé. Lo único que sé es que quienes tienen sus espaldas bien cubiertas deberían ir pensando en aquellos que al abrir la nevera se encuentran con que no saben qué darle de comer a sus hijos. Que por desgracia, y en parte debido a la cierta indiferencia quieta de quienes les escuchan y no mueven ni una pestaña, cada vez van siendo más.

No me siento representada por quienes me gobiernan, y cada vez menos. No les entiendo cuando hablan y cuando lo hago me lleno de vergüenza. Sin embargo sí me siento representada en la petición que hace esta mujer y en su grito suave y lleno de conciencia.

2 comentarios:

  1. Nadie se siente representado, pero bueno, es agradable ver alzarse una voz para decirlo.

    besos.

    ResponderEliminar
  2. Es curiosa la inflexibilidad que caracteriza a quienes nos piden que nos sacrifiquemos por salir de la crisis. Cuando ellos parecen tan poco dispuestos a colaborar en perder parte de sus derechos o en adaptarlos a las necesidades de los demás.

    A esta mujer se le volvió a negar la licencia para vender legalmente sus manualidades, por eso de que el pueblo quedará muy feo si se siguen dando licencias para vender en el mercadillo.
    ...Y tampoco se le busca otra solución...

    ResponderEliminar

Tu lees desde la invisibilidad y puedes aportar algo a este lugar, para ello existe