miércoles, 7 de agosto de 2013

Busca trabajo desesperadamente

Y cada mañana mira las ofertas de trabajo en una empresa que se las ofrece por correo electrónico, envía su currículum a unas y otras a la espera de ser admitido. Cada vez va cayendo más bajo en la línea sucesoria de lo que pretendió ser alguna vez, ya se conforma con ser no aquello que elige, sino lo que elijan por él. Esta mañana esperaba formar parte de la plantilla de un hipermercado de bricolaje asturiano, pero no, resulta que ni eso está a su alcance, puesto que al mirar cuánta gente está ya inscrita para ese puesto se encuentra con que son 1.697 personas las que esperan junto a él para llenar un solo puesto.

Sueños que se encapsulan de nuevo. Tiempo de espera que se prolonga. Ansiedad que crece por momentos. Un futuro en stanby que paraliza cuando se tienen 23 años y todo permanece estanco alrededor. 

Mientras, ve noticiarios, lee periódicos, se mantiene informado, y sigue haciendo la suma de aquello que se desfalca en las arcas de todos. Y sigue sin comprender nada, mientras se suman lentos los minutos del reloj.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu lees desde la invisibilidad y puedes aportar algo a este lugar, para ello existe