jueves, 22 de agosto de 2013

¿A máquina u ordenador?

Dejé la máquina de escribir en la estantería en cuanto el primer ordenador entró en la casa porque a ordenador se borra y escribe más rápido, ¿de verdad se escribe más rápido? Bueno, tiene sus ventajas, borrar y reescribir no te cuesta dinero. Pero sucede que cuando miro el montón de páginas que conformó mi primera novela -¿en serio es una novela?- puedo leer y releer, pero desde que entró el primer ordenador en casa no volví a encuadernar nunca más 326 páginas, porque en parte, como borrar y escribir es más sencillo, comencé a dudar con mayor asiduidad, ¿eso es bueno o malo?, no lo sé la verdad. Estoy estancada, o casi desde entonces. La pregunta es ¿escribo mejor o peor? A veces la balanza cae hacia un lado y a veces se inclina para el otro. Lo que sé es que si dispusiera de todo el tiempo para mí escribiría todas las horas a puerta cerrada y quizá terminaría enloqueciendo más y algún día tiraría todas las hojas a la basura...a saber...

Quizá lo importante de escribir a ordenador sería llevarse bien con la impresora, y yo me llevo algo mal, es un cacharro que casi no entiendo y apenas uso, de modo que todo se queda atascado ahí, al fondo del ordenador, y a veces ni sé la respuesta a si valdría la pena rescatarlo. Intento algo que no sé, dejo que el tiempo fluya, le busco el sentido y mientras tanto leo todo lo que puedo y más. Busco la fórmula adecuada, esa que una vez tuve o creí tener y ahora permanece a la deriva entre la bruma.

Quizá un día me vuelva loca e imprima todo lo que hay escondido ahí y comience a ordenarlo seriamente, para terminarlo parte por parte y finiquitarlo al fin, pero ni aún así podría saber si habría que desecharlo todo y recomenzar otra vez, porque a veces de tanto pensar cómo era esa historia descubres que en tu cabeza fue más lejos de lo que quedó expuesto en el papel. 

A fin de cuentas nunca sabré si lo de parecer tan loca formó parte del principio o del fin. Ni si volveré de nuevo a la máquina de escribir, aunque intuyo que no.

Otros apuestan por ella en una entrada interesante AQUÍ




5 comentarios:

  1. No hace falta imprimir,Begoña.

    Yo pasé de las libretas y folios, al ordenador.

    Cuando creas que ya tienes finiquitada una parte, o simplemente quieres mirar cómo queda, corregir en papel... Guarda el archivo en un pendrive, y vete a una tienda de fotocopias. Es lo que yo hago. Te saldrá más barato que gastar tanta tinta de impresora. :P

    Besitos y ánimo, aunque creamos que no mejoramos, a fuerza de escribir y leer se mejora. Siempre, en todos los aspectos de la vida. Cuánta más práctica...

    Así que no decaigas, sigue escribiendo, y no pienses nunca que harás con ello!! Eso limita!

    ResponderEliminar
  2. Es curioso, después de publicar mi siguiente entrada leo tu consejo. Me parece muy acertado pero por lo que quiera que sea me llega un poquíto tarde.
    O a tiempo. Quién sabe.
    Te haré caso ;)

    ResponderEliminar
  3. Begoña, yo casi siempre he escrito a bolígrafo en papel, luego me paso como a ti con un viejo ordenador, pero aun sigo escribiendo en papel, pude sacar los archivos de un viejo ordenador pero hubo otro, más antiguo que Gracias a Dios que imprimí las cosas, y ahora las tengo guardadas en papel en una carpeta, porque no si ni dónde estará ya ese ordenador .

    Lo de la impresora, es que a veces se les acaba la vida para la que están programada s, eso le paso a la mía, creo. Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Rebeca, estoy a tiempo por suerte y en breves iré de frente a una copistería. Venceré la vergüenza esta vez por no vérmelas con la impresora ;)

    ResponderEliminar
  5. Amapola, cuando se trata de escribir tacho más que escribo, y a veces después de tiempo vuelvo a tachar. Me lleva demasiado tiempo ver en limpio cualquier texto, y a parte escribo para saber qué estoy tratando de decir, qué hay al fondo de ese escrito que está queriendo escribirse.
    A ordenador es todo más legible y más fácil de continuar, todo espera en un orden más óptimo. Me gusta retomarlo tal que así, se me hace menos cuesta arriba ponerme a ello de nuevo.
    Aunque todo siga estando pendiente siempre...

    ResponderEliminar

Tu lees desde la invisibilidad y puedes aportar algo a este lugar, para ello existe