viernes, 2 de noviembre de 2012

Días de visitar cementerios

Me gusta que existan días señalados en los que visitar cementerios, porque todos hablan de esas personas que fueron pasando por allí, aunque llueva tanto que un paraguas abierto no pueda contener tantas lágrimas como derrama el cielo. Aunque asistas a una misa en la que al cura ni se le oye y termines hablando con un ser querido de cosas intrascendentes, mientras deberías hacer lo posible por rezar. Aunque te deprima hasta la médula visitar camposantos y recordar de veras, que quienes están ahí, jamás volverán.

Al menos una vez al año es bueno que reconozcas que aunque creas haberlos dotado de vida en infinidad de escritos; esos que conservas en tinta, ni son, ni están. Son esos que callan tras su lápida y que quizá por eso no protestan por esos otros que tuviste el valor de crear para hacerte a la idea de que siempre vivirán.

Son esos, a los que con un sentimiento indescriptible fuiste a visitar para que sepan que aunque nunca te acostumbrarás a su silencio te siguen importando, porque la vida no es el tiempo que se vive; es mucho más.

Días de visitar cementerios para que no muera la costumbre de ir a buscarte a donde estás.

2 comentarios:

  1. Claro que sí. Y porque sólo los vivos pueden visitar los cementerios. Y porque es bueno saber que somos los últimos en llegar aquí: que los pueblos, las familias, tienen una larga historia de la que formamos parte.

    Los cementerios hacen visible la muerte, y eso es importante para entendernos mejor.

    Claro que sí, hay que recordar a nuestros muertos.

    ResponderEliminar
  2. Es curioso, este año estaba dispuesta a publicar una novela y mirando un centro de flores precioso recordé los motivos por los que no lo puedo hacer: necesito la opinión de personas a las que temo abrir heridas.

    A veces visitar a quienes se han ido nos devuelve a la realidad.
    Saludos

    ResponderEliminar

Tu lees desde la invisibilidad y puedes aportar algo a este lugar, para ello existe