miércoles, 16 de enero de 2013

Entre tu sombra y la mía

Duermen los ayeres
en su mañana azul 
que no entendía de pena,
van y vienen desde su
cuna de recuerdos
una y otra vez.

Es como si supieran
el camino de regreso
a casa. Y no olvidaran
que una vez fueron
absoluta realidad
en un mundo completo.

A veces pasean sombras
repentinas por la casa
y me estremezco
solo de pensar 
que pudieras regresar
desde donde estás

por un momento
para escuchar mis
pensamientos
y para decirte
que sigo sin creer
en la muerte

porque pese
a la lápida fría,
que te ubica
en un cementerio
de cuando en cuando
una sombra cruza la casa
y te siento aquí.

Entonces sabes que te hablo
por si pudieras oírme,
por si pudieras recorrer
toda la distancia
de tantos años callados
y sabes que no te doy

mis penas; sino mis alegrías
de por un momento 
sentirte aquí.
Como si el tiempo
no hubiese podido
arrancarte, pese a todo,

como si un solo pensamiento
sirviera para cruzar
todas las distancias 
de océanos y vientos
en torno a una muerte
imposible al fin.

6 comentarios:

  1. A veces no hay que concentrarse en la pena por lo que se ha perdido,
    si no en la alegría infinita
    de lo que se tuvo una vez.
    A veces hay que negarse a creer en la muerte, para sentir de nuevo que en alguna parte, y de alguna forma, sigue habiendo vida.
    (Es lo mejor que puedes pensar cuando son tantos los entierros que suceden a tu alrededor).

    ResponderEliminar

  2. http://instagram.com/p/URqGCmlL64/

    ResponderEliminar
  3. Muy cierto Begoña, la memoria de lo que tuvimos es un templo en el corazón.

    Bellísimo poema..

    Un besito

    ResponderEliminar
  4. ah, pero esto es buenísimo y mucho más con el concepto de la alegría infinita que explicas
    .
    saludos

    ResponderEliminar
  5. Es humano sentir tristeza ante la pérdida de algo o alguien que amamos, pero es más inteligente y positivo quedarnos con esos momentos buenos que disfrutamos y guardar su recuerdo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Gracias por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar

Tu lees desde la invisibilidad y puedes aportar algo a este lugar, para ello existe