martes, 20 de abril de 2010

Re: Querida Cleta


Ya que estoy aquí le diré que pone la música tan alta que sí, escucho a ese cantante y también me gusta, está de suerte, porque podría interferir en las frecuencias y volverla loca cuando lo intentara escuchar, entre otras cosas tengo muy buen oído. A mí me gusta mucho más su look actual, donde va a parar, un hecho que no deja de ser preocupante teniendo en cuenta que tengo trescientos sesenta años más usted, así que figúrese si es usted antigua. Sigo con lo que iba_ Intentaré contarle el caso así tan lindo como escribe usted cuando se relaja_ y dicho sea de paso no como está escribiendo en su blog aunque es cosa suya en eso no me voy a meter, al menos de momento.

Quiero comunicarle muy seriamente que se ha pasado la vida pidiendo imposibles y es hora de que asuma las consecuencias, ya sabe: cuidado con lo que deseas porque puede hacerse realidad.

Sus escritos recorrerán el mundo, tal y como ha venido pidiendo mil veces, porque es usted pesada como el mismo plomo y conste que lo digo con mucho cariño porque es usted de un ingenuo que es todo un amor. En eso tuve suerte porque ya he tenido otras condenas que fueron un infierno, pero es usted de un tranquilo que me admira, aunque de genio no anda nada mal, pero fíjese que a veces la fuerza se la va por la boca y después na. Un poco más de maldad le vendría a usted bien y un poco menos de quejarse.

Estoy condenada por el mismo delito que usted: exceso de vanidad, yo por hacer abuso de mis embrujos y usted por el último ciclón que ha provocado presentándose a un concurso literario junto a escritores profesionales, algunos llevan cuatrocientos libros publicados ¿Dónde se pensaba que iba usted? Pues eso, yo captaré todo el sufrimiento de la gente y le enviaré los vídeos al ordenador. Sólo en las mañanas que en las tardes le llegan todos a casa y tiene suficiente condena usted. Es que yo soy soltera y no tuve hijos. No sabe lo mucho que lo agradezco viendo a los suyos. Por cierto que mal los ha educado usted, espero que se tenga en cuenta mi sinceridad porque la sinceridad ataja todos los caminos y atajos va usted a necesitar, yo que se lo digo.

Pues su condena consiste en contar al mundo todo lo que vea, en que el mundo se entere de qué sucedió mientras se empeñaba en mirar para otro lado. Y cuidado con lo que cuenta no despierte usted recelos de nadie. Y no sirve con negarse ni con poner excusas, una condena es una condena y por estos lares se debe cumplir, aquí funciona mejor la política ya ve. La quiero a las diez de la mañana de lunes a viernes para recoger el mensaje del día, y esta cita no se puede variar, mire a ver como se arregla. Si pregunta porqué descansa sábado y domingo es por eso, porque no descansa, menuda familia se gasta usted. Yo nunca quise tener familia por eso, tanto ir y venir me agota solo de verlo.

En el momento en que falte a su cometido volará hasta mí; y nos pasaremos la eternidad entera en la misma nube en la que estoy y no hay sitio suficiente para las dos se lo aseguro, si algo soy es grande. No creo que sea necesario añadir que usaré cualquier método para obligarla a escribir puesto que el mensaje ha de estar listo antes de las tres en que lo reciben arriba. Ale, ya puede poner un poco de música verá como se le pasa el susto que a fin de cuentas esto es como todo, es cuestión de acostumbrarse. Seguro que nos acostumbramos mujer no queda otra, lo nuestro es cadena perpetua.

Suba, suba la música y póngase a bailar que lo mismo cuesta reír que llorar, y ya sabe eso que cantaba Celia Cruz, que las penas se van cantando, qué gran verdad. Pero eso sí, haga caso de los niños y no cante que en eso le dicen la verdad tiene usted voz de gallina y no se me ofenda pero las verdades son verdad de aquí a Roma.

Querida Cleta:

Sabe que en mi casa nadie me deja escribir, que todos se enfadan y me dicen que voy a terminar como una cabra, si le soy sincera ni yo misma entiendo porqué esta necesidad de escribir y sabrá los muchos años que he luchado por ahogarla; envíeme un remedio para ello si puede, nada me haría tan feliz se lo aseguro. Mire usted la lista de escritores más leídos y pruebe con ellos, mi tarea es cuidar de la casa y de los míos, y si algo pido cada día es conformarme con leer, supongo que lo sabrá bien, es lo que le pido al mundo en cuanto despierto: quiero dormirme y olvidar de una vez para siempre que he soñado publicar. Esto antes era un sueño y ahora es una pesadilla, quiero que sea un sueño otra vez, un sueño y solo eso. Por eso le ruego que busque ayuda en otra parte, y suerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu lees desde la invisibilidad y puedes aportar algo a este lugar, para ello existe