viernes, 30 de abril de 2010

Mi deporte favorito



He aquí mi deporte favorito, si en la televisión ponen esto me pegaré a ella como una lapa, eso si es que me dejan tranquilidad suficiente para verlo. Me apasiona este deporte y me complace descubrir que se reinventa cada día, en los últimos juegos olímpicos quedó de manifiesto eso de más difícil todavía propio de los circos antiguos.

Es el deporte de la elegancia suprema, de la medición milimétrica, del esfuerzo personal y el buen gusto, un deporte donde cualquier mínimo error tiene fatales consecuencias. Prefiero verlos patinar en pareja donde la coordinación de movimientos se hace aún más exquisita y donde no deja de impresionarme la forma en que lanzan a las mujeres por el aire y vuelven a recogerlas, o muy poco pesan ellas o muy fuertes están ellos o mucho se compenetran ambos, no termino de decidirme.

Pero me gustaría ponerme un par de cuchillas en los pies y deslizarme como si cualquier cosa sobre una pista de hielo, como si no hiciese frío, como si los patines tuviesen freno, como si esos vestidos de ensueño le fuesen a sentar bien a cualquier mujer, como si al lanzarme por los aires fuesen a recogerme siempre a tiempo y no pudiese haber fallos. Como si esos cinco minutos que dura cualquier representación fuese la vida entera. Así, con ese entusiasmo quisiera patinarme la vida de principio a fin, y con esa elegancia que jamás pudiera darse al caminar.

3 comentarios:

  1. Tenia quince años cuando me calcé por primera véz unos patines de hielo. No olvidaré nunca aquella tarde y aquellas sensaciones, a pesár de las continuas caidas. La siguiente véz todo fué mejór.
    Y no te creas, en una pista de hielo no notas frio, es lo primero que sorprende, lo que está frio es el suelo, o sea el hiélo

    ResponderEliminar
  2. A mí me contaron lo difícil que es sostenerse sobre los patines de cuchillas, pero nunca estuve en una pista de hielo, algún día será.

    ResponderEliminar
  3. El secreto es ajustarse debidamente la bota, y mantenér una cierta tensión musculár en los tobillos, una véz te acostumbras a hacerlo así, el resto solo es disfrutár de la sensación de movimiento sin apenas esfuerzo.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Tu lees desde la invisibilidad y puedes aportar algo a este lugar, para ello existe