sábado, 15 de marzo de 2014

El tiempo siempre responde



Resulta que no me equivoqué al saber quien eras y qué escondías,
pero de cualquier manera me equivoqué, porque terminé por negarte
cualquier posibilidad de comenzar de nuevo, y ser alguien distinto.
Al final de todo eso sigue siendo lo que pesa al fondo de mi conciencia.

La juventud es juventud porque tiene todo el derecho a equivocarse,
siempre que al final del recodo enderece el camino.
Eso es lo que aprendí justo por eso,
porque el tiempo siempre responde.


2 comentarios:

  1. Solo cuando pasa el tiempo la perspectiva se ve con claridad…Es cuando aprendemos y vemos que ya es pasado…

    Un cálido abrazo Begoña

    ResponderEliminar
  2. Cierto, pero a veces nos quedamos anclados de cierta forma a ese instante en que con la mejor de las intenciones nos equivocamos.Un beso

    ResponderEliminar

Tu lees desde la invisibilidad y puedes aportar algo a este lugar, para ello existe