miércoles, 23 de junio de 2010

Un baño de realidad




Desde que intento reunir información en cuanto a la publicación se me suman las dudas. Y también se han producido pequeños milagros que jamás pude soñar: que un escritor de verdad responda a un email que le envío, lleno de dudas, y de erratas, de eternas contradicciones o galimatías sin fin... Estoy segura de que lejos de la red esto no hubiera sucedido, sobre todo porque todos estos escritores los encontré haciendo ese trabajo de recopilación que hago a través de Internet de vez en cuando y ahora sí y ahora también. Todos escriben genial y son un gran ejemplo de tenacidad, buen gusto, honestidad y sencillez, y a través de sus blog siempre contarán conmigo porque soy muy fiel a mis gustos, sobre todo porque mis gustos forman parte de mí, lo mismo que mi piel, por eso no podría cambiarlos aunque quisiera.

Anoto el consejo que sigo, el que mejor se adapta a mí: lee todo lo que puedas, una vez como lector y otra como escritor intentando descifrar los misterios de que se ha compuesto el libro para ser estructurado. Esto me viene muy bien y es lo que intento, sobre todo por la razón principal, no tengo prisa.

4 comentarios:

  1. ricardo gómez23 junio, 2010

    Hola, Begoña. Soy Ricardo Gómez. Hemos intercambiado comentarios en el blog de Elsa.
    Entro en tu página y me alegra hacerlo en este título, que resume algunas cosas que creo firmemente y que me gusta repetir a jóvenes aspirantes a escritor.
    Lo haces muy bien. Algunas de tus imágenes son muy sugerentes y ciertos aspectos que podrían pulirse los detectarías y corregirías tú misma si imprimieses y corrigieses.
    La historia de la literatura está llena de gente perseverante que, de repente, un día, "parece" que ha comenzado a escribir y a publicar. ¡Más que de casos de jóvenes que triunfan, estrellas efímeras de una noche!
    No te rindas, tú misma lo has dicho. Preséntate a algún premio, pero sin agobios. Lee y aprende. Sueña con escribir, sueña escribiendo. Un beso. R.

    ResponderEliminar
  2. Ricardo, no se si has leído la versión larga de esta entrada. La escribí y después la quité porque hablaba demasiado de mí misma. Creo que los detalles son lo de menos, lo que importa es disfrutar.
    Estoy llena de dudas, porque si no, no sería yo, es la verdad. Y me puede la impaciencia que como sabemos no lleva a ningún lugar recomendable.
    Lo mejor de este blog son los comentarios, esos de los que hay poquítos pero tan importantes. Agradezco infinitamente el tuyo, y creo que lo sabes. No en vano es el comentario de alguien que luchó y ganó alguna vez, me alegro por ello.

    ResponderEliminar
  3. ricardo gómez23 junio, 2010

    En Moby Dick el protagonista se pregunta: "¿Quién no es esclavo?" ¿Y quién no tiene dudas? ¡Pues claro! De ahí nace la literatura: de la inquietud, del inconformismo e incluso de la impaciencia. No leí la versión anterior pero (hoy estoy citón) alguien dijo que el buen escritor se mide por lo que desecha, y no por lo que deja escrito.
    ¡Feliz escritura! En tu blog y en otros. Gracias a ti.

    ResponderEliminar
  4. El resto de esta conversación que aparece en ventanita está en el blog Editar en voz alta. Creo que es muy interesante, sobre todo porque he decido no escribir solamente para los ratones de un cajón. Todo el mundo a temblar :)
    Por cierto, sigo intentando poner mi columna de blogs y aún no he dado con la fórmula. Sigo con el empeño.

    ResponderEliminar

Tu lees desde la invisibilidad y puedes aportar algo a este lugar, para ello existe