martes, 15 de junio de 2010

Sigue lloviendo...

Durante esta semana de intensa lluvia se ha visto de todo, casas con el agua hasta el tejado, carreteras rotas, argayos en todas las carreteras de segundo orden, casas derruidas, ríos desbordados, y aunque pueda parecer extraño uno pierde hasta las ganas de escribir. A veces sucede, es raro, pero no lo es tanto. Parece que todo cuanto se pueda decir resulta vano, porque el hilo del pensamiento intenta hilvanar para no olvidar. Siendo yo hay algo que siempre es necesario: No olvidar. Suceda lo que suceda lo importante es que no olvides. No te permitas olvidar. Esta pudiera ser la canción de fondo de todos estos días dentro de mi cabeza. Soy como un reloj que acompasa el tiempo.

Las lluvias nos dejaron en un ay por motivos que no voy a exponer, pero se dice que en cincuenta años no había llovido tanto, y debe ser verdad por todo lo que ha arrasado a su paso. Parece un sueño que estemos en verano, porque esto parece invierno, pero del malo. Algo está claro, vivimos rodeados de riachuelos que de momento tragaron. Era lo que más inquietaba de esta zona, y sin embargo nos mantenemos a salvo.

En las últimas horas se han visto casas inundadas hasta el tejado, carreteras con solo una parte de la calzada, argayos por doquier, una duna arrastrada por la riada que deja una playa desnuda. Un coche que sólo asoma en bajamar, casas derruidas, gente rescatada en los tejados, una fábrica con seiscientos trabajadores en penumbra. Una mujer muerta y un hombre desaparecido. Gente que lo ha perdido todo.
No quiero imaginar lo que pueda ser perderlo todo: escritos, fotos, vídeos familiares, regalos, o libros. Es en estos momentos cuando me digo que debo guardar todo lo de veras importante en una caja para salvarlo en caso de emergencia. Y sonrío, porque siendo yo, la caja sería tan grande que no podría con ella. Tengo esa certeza.

Siguen los días grises cubiertos de bruma y lluvias. A ratos asoma el sol y vuelve a esconderse tras las nubes negras. Uno ni imagina de donde puede caer tanta agua consecutiva, pero el caso es que cae. Pero al menos ayer tarde hizo un sol radiante y mucho viento, y al menos pudimos secar la ropa acumulada en el tendedero. Que hoy llenaremos de nuevo en el cuento de nunca acabar, y a saber cuando quitaremos...Es raro que pierda las ganas de escribir, pero sucede, todo cuanto hoy pueda contar me resulta deprimente.

La única parte buena de estos días de lluvia infinita es un libro de seiscientas páginas que estoy leyendo, cuyo autor me tiene absorbida hasta el infinito. Me quedan quinientas páginas por leer y el tema es el de siempre, me falta tiempo para leer. Si pudiera escoger qué hacer en todo el día, me lo pasaría leyendo. De modo que vuelvo a estar en lo de siempre, si me encuentro un buen libro me quedo muda, al menos este libro es de esos.





10 comentarios:

  1. Desde luego, el tiempo anda revuelto. No fue sólo que el invierno fue largo, sino que a estas alturas y aún hay días en que hace frío... Se agradece que no haga el calor de otros años ni que se haya de temer a la sequia, pero las inundaciones también son malas y preocupa un poco si esto es la casualidad de un año de tiempo extraño o si será la tónica a partir de ahora...

    ResponderEliminar
  2. A partir de mañana dan una semana de sol, en cuanto asome se nos olvidará todo. Desde luego la capacidad de absorción de la tierra es asombrosa, si no se ve no se cree.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Por aquí la cosa no es tán grave, pero también llevamos un pár de semanas con lluvias intermitentes. Nunca estuvieron los prados tan verdes en esta época del año, y en mis queridos Pirineos ha caido una ligera nevada.
    Acabo de vér por TV lo de Arriondas, parece casi increible.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Begoña, me he tomado la libertád de creár un enlace desde mi página a la tuya. Es una forma de agradecerte tu amistád. Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. No se lo que es un enlace. En esto de la red estoy pez. Si puedes me explicas ¿ok?

    ResponderEliminar
  6. Por cierto, la situación de Asturias en este momento es penosa. Nunca creí que algo así pudiera pasar. Las imágenes de la tele son tremendas y la de gente que se ha quedado sin trabajo de momento. Entre ellos mi marido. Esperemos que todo se arregle en cuanto luzca el sol.
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Begoña, lo del enlace es que he colocado una columna de blogs recomendados, entre los cuales está el tuyo. Clicando encima del nombre, automaticamente la página se traslada a ese blog. Es un poco cajón de satre, hay páginas variadas.
    Lamento lo de tú marido, esperemos que sea una situación transitoria, porque el mundo empresariál se aguanta por los pelos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Eso de la columna yo no se hacerlo de momento, los blogs que sigo están en mi perfil y los recomiendo todos, que lo sepáis.
    Gracias por incluir Días de lluvia. Lo tuyo es valor :)

    ResponderEliminar
  9. Es muy sencillo, entras en el menú de "diseño" del blog, selecionas "añadír Gadgets" y abres la opción de "blogs recomendados", introduces la URL del blog en una ventana, y el nombre en la otra, uno po uno, y automaticamente se crea el enlace.
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Gracias por la nota, lo intentaré. No prometo conseguirlo :)

    ResponderEliminar

Tu lees desde la invisibilidad y puedes aportar algo a este lugar, para ello existe