jueves, 19 de diciembre de 2013

Estrategias

Vengo observando, porque hace tiempo que me llama la atención, la estrategia que siguen algunos escritores independientes para darse a conocer. Siguen cada blog que les queda al alcance (o esa es mi impresión, que por supuesto puede estar errada) y dedican su tiempo a comentar en alguna entrada que les llame la atención. El objetivo oculto es que los elegidos, les sigan a su vez, lo cual viene a ocurrir en gran medida. Eso lo hacen tanto desde su blog, como desde su facebook como desde su twitter. Es la opción que eligen, si da frutos lo desconozco, aunque imagino que sí, porque supongo que si no los diese no se decicarían a ello. 
También hay otros escritores, que quizá tienen más asentada su trayectoria, con los que sucede justo lo contrario, siguen a muy poca gente y les siguen muchos. Aquí no cuenta tanto el hacerse visible como el trabajarse la calidad de su trabajo. Incluso a algunos les siguen muy pocos, escasos, pero eso no cambia el esmero intelectual que dedican a lo que publican. De ahí resulta que los primeros andan por todas partes y te los encuentras al azar; los segundos no salen de sus dominios, pero deslumbran en una constante carrera hacia la exquisited en todo cuanto inician. De todo ello deduzco que no es necesario seguir a muchos escritores, sino a los mejores, para entender todo lo que haya que entender en escritura. Aunque claro, esa es mi opción como voluntaria aprendiz de un oficio que me apasiona, que es la escritura. Se dice que todo está cambiando en cuanto al mundo del libro, pero hay algo que nunca cambiará, el buen lector siempre será exigente con lo que lee.
Concluiré esta entrada con una frase que ya anoté en mi libreta de frases perfectas, espero que su autor no se moleste:
"Cuando un libro se vende mucho, por malo que sea, acaba llegando a los suplementos culturales serios".  
Juan José Millás

Habrá que detectar más estrategias...

2 comentarios:

  1. por aquí, que somos 3 millones, hay un millón de músicos, un millón de cantantes, un millón de carnavaleros, un millón de actores de teatro y un millón de escritores
    ¿dime quien se ocupa de quien, si hay más millones de hacedores que de espectadores?
    .
    así es la cosa
    c o m p l e j a
    saludos para ti

    ResponderEliminar
  2. Omar, si se quiere ser efectivo en todo lo que vale la pena hay que atar corto al tiempo. No queda otra.

    Creo que 18.000 personas pueden seguir a una sola, pero cuando una sola persona "alardea" de seguir a 18.000 -pongamos por ejemplo-, miente de una forma descarada. Tal cosa no puede ser posible, o solo puede responder a una estrategia medida y calculada, pero no sincera.

    Saludos

    ResponderEliminar

Tu lees desde la invisibilidad y puedes aportar algo a este lugar, para ello existe