domingo, 15 de diciembre de 2013

Es hora de que algo comience a cambiar

La cerillera, de Andersen quizá fuese el cuento más triste de mi infancia, lo leía y releía una y otra vez intentando cambiar aquel final en el que la niña moría sin que nadie lo impidiera. Aún me paraliza toda realidad semejante, y más en estos tiempos divididos entre el lujo por un lado y el mayor desamparo por el otro. Me sigue crujiendo todo cuanto se pudo evitar solo con seguir una política distinta.


Simplemente, insoportable. “: Mueren 3 miembros de una familia andaluza tras tomar comida caducada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu lees desde la invisibilidad y puedes aportar algo a este lugar, para ello existe