miércoles, 13 de noviembre de 2013

Un sueño sembrado

Ayer sembré un sueño "profesional" que me hace mucha ilusión, no sé si estaré a la altura, no sé si me darán la oportunidad, no sé si estaré a su altura.

Pero tuve el valor de sembrarlo, abrir la tierra suave, dejar la semilla y volver a cerrar la tierra, igualarla y regar después con mucha agua de lluvia.

El sueño podrá nacer o no nacer, pero sé que hice todo lo necesario.