jueves, 14 de noviembre de 2013

Es necesario proteger el mar

Me pregunto cuantos pescadores se vieron perjudicados por el vertido de un chapapote que tal vez se pudo evitar. Y quién se hizo cargo de las facturas que ellos no pudieron atender, por la escasez de recursos que el susodicho chapapote trajo consigo. 

Me pregunto a quién importa la desgracia de los trabajadores que si no pueden faenar no pueden comer. Que si no reúnen dinero no pueden pagar.

A veces tengo la sensación de que lo que les ocurre a los pequeños no les importa a los grandes. Y que esto es así en todas las facetas de la vida. Llevar por nombre Prestige a veces no significa tener prestigio. O al menos eso parece. Creo que la costa ha perdido una batalla judicial muy importante para que en adelante se la pueda preservar, haciéndolo con todas las consecuencias.

Nadie me culpe si adoro el mar, crecí viendo a los pescadores remendar sus redes para salir en días de intenso oleaje a faenar. Y nunca vi a ninguno enriquecerse, sí les vi dejar sus huesos a veces junto al horizonte, para nunca regresar.

6 comentarios:

  1. Pues tu intuición es acertada. A los poderosos les importa muy poco la suerte de los humildes. Tan solo les preocupa hacernos creer que no tuvieron ninguna responsabilidad en el asunto. Que fue una desgracia, como una fuerza de la naturaleza.

    Los errores y los despropósitos encadenados en la gestión de la averia del "Prestige fueron de aurora boreal. Los que entendemos alguna cosa sobre navegación y construcción navál, estábamos anodadados aquellos dias.

    No se ha sentado en el banquillo a los auténticos responsables.

    Y paradojicamente, se ha condenado al único que intentó hacer lo correcto, el capitán Mangouras.

    Da bastante rabia.

    Saludos.

    ResponderEliminar

  2. Ahora que han dicho (seguramente con razón) que no hubo ningún "delincuente", es preciso empezar a pensar quién tiene que pagar, no con cárcel, sino con dinero, aquél terrible estropicio que no fue fruto de la fatalidad, sino de la codicia. Esa batalla no está todavía perdida, aunque sí muy retrasada.

    ResponderEliminar
  3. Amapola, después de tanto tiempo siguen enredados en lo mismo. Triste de verdad.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Rodericus, coincido contigo, aquí a veces por quitarse los marrones de encima contaminan un mar entero.
    Y siguen igual...

    ResponderEliminar
  5. Miguel, me encanta tu optimismo y me viene muy bien para compensar.
    Pero si se paga con dinero será una cantidad irrisoria (espero equivocarme), para el lavado de imagen y poco más.
    Ojalá que el tiempo te de la razón, en bien de la justicia.
    Saludos

    ResponderEliminar

Tu lees desde la invisibilidad y puedes aportar algo a este lugar, para ello existe