martes, 5 de noviembre de 2013

Esa editorial independiente llamada Amazon:


Soy bastante escéptica en general, lo llevo en herencia, creo en los sueños, eso creo que también; pero no termino de creer en que alguien como tú, o como yo, que escribimos por pasión, lleguemos de la noche a la mañana a publicar en esa selva amazónica y de buenas a primeras nos hagamos con un ejercito de fieles seguidores de nuestra obra que nos acompañarán a lo largo y ancho de nuestra vida como escritores, hasta el mismo final. Esto me cuesta mucho creerlo. Pero sigo la pista de Amazon como fenómeno, como lugar posible, como remota posibilidad de algún día publicar mis obras. ¿Para cuándo será? Hay un largo camino primero, eso lo puedo saber porque me he demorado tanto que he ralentizado el paso, quizá hubiese cogido carrerilla de no existir este blog. Y es posible que a esta misma hora aún estuviese peor. La lentitud de este lugar y sus conexiones hacen que a diario tenga más claro lo que es escribir y el constante sacrificio que supone, y la pasión tan hermosa que es, lo que a mí me de veras me importa es que nunca se me pase esa pasión. Que me alcance para toda la vida y me siga funcionando, que escribir sea un lugar de desconexión, para todas las frustraciones diarias que llegando de alguna parte me aplastan y al escribir se exorcicen, con eso me basta.

Ahora vuelvo a ese lugar independiente llamado Amazon. ¿De veras habría un hueco importante para mí?, es que si no fuese un buen lugar no me interesaría, no me interesa el limbo de las obras. ¿Cuantos limbos existen por allí? Obras que solo conoce su autor y que ve decrecer a lo largo del tiempo hasta convertirse en la misma nada de cuando viven al fondo de un cajón. Me da por pensar que hay muchas y las que están ¿a que especie de contrato quedan confinadas?, creo que es todo lo que me preocupa de Amazon. Si la luna tiene una cara que no nos muestra, ¿cómo es el lado oscuro de Amazon?

La cara buena nos la muestra Blanca Miosi en esta entrada y está sujeta a sus propias normas que ella explica de forma gráfica. La cara mala solo podría contarla uno de estos escritores cuya obra no sabemos que existe. Creo que empezaré a indagar. 

3 comentarios:

  1. Amazon no tiene más misterio que conquistar al lector.
    Y eso se consigue ofreciéndole un buen producto primero y trabajando mucho el marketing y las relaciones sociales después.
    Es la supervivencia del más fuerte, en este caso, del mejor.
    Pero si no se intenta seguro que no se consigue :)

    ResponderEliminar
  2. Lola, estuve leyendo algunas entradas que distintos medios dedicaron al fenómeno Amazon y vienen a decir que Amazon hace la criba que antes hacían los lectores editoriales, solo que ahora es el lector el que decide lo que es bueno y lo que no.
    Voy a copiar esa frase: Amazon no tiene más misterio que conquistar al lector, y la pondré sobre mi escritorio y seguiré intentando tener lista mi primera novela para publicarla ahí.
    Y a partir de ella dedicarme a la segunda por aquello de que poco a poco construye el pájaro su nido, que dice César Mallorquí en su decálogo del escritor ;)
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Bueno, a decir verdad creo que seguiré dudando durante mucho tiempo. Y sin dejar de corregir la novela, que en el fondo es lo que disfruto. Después se verá.
    Es decir, de momento construyo el nido (:

    ResponderEliminar

Tu lees desde la invisibilidad y puedes aportar algo a este lugar, para ello existe