martes, 28 de septiembre de 2010

¿Porque tengo que parar yo?

Esta pregunta me la hacía esta mañana un autónomo indignado, el panadero, que junto con el pan de hoy me dejó el de mañana también.

-¿Mañana es fiesta?_ pregunté.
-Mañana hay huelga. Lo que no sé es porque tengo que parar yo, que soy autónomo. ¿Alguien defiende a los autónomos?
- Lo vuestro es mucho peor_ fue todo cuanto se me ocurrió decir...
-Pues ya estuvieron allí los piquetes amenazando con rajarme las ruedas y romperme todos los cristales de la furgoneta si mañana salgo a repartir... ¿Y qué hago me peleo con todos los que haya por la carretera mañana? ¿Quien me paga los destrozos?...no tengo más remedio que dejar la furgoneta en el garaje y no cobro un duro, a ver quien va a venir a defender mis derechos de trabajador...

Moraleja del cuento, trabajador en defensa de salario digno convoca huelga y chafa el sueldo a trabajador autónomo.

Hay algún programa de televisión que reconozco que no suelo ver a menos que me pille desprevenida, que dedica su tiempo de programación a lo que yo llamaría casos imposibles. Que son las familias en las que se junta el hambre con las ganas de comer, y todos están parados, y se van a vivir con sus hijos a casa de sus padres, donde ya están sus hermanos con los suyos, y todos tienen que vivir con la pensión del matrimonio mayor bajo el lema de pan para hoy y hambre para mañana.

De eso saben mucho los asistentes sociales por desgracia, y aunque nunca quieren hablar de su trabajo están tan quemados que crujen a poco que se les toque. Conozco una que no deja de hacer cursillos con la esperanza de salir de ese pozo sin fondo donde todo el mundo llega en busca de ayudas que no hay. Donde todo el mundo llega desesperado de no hallar solución y hay que hacerles entrar en razón para que entiendan de una vez por todas que no encuentran solución a lo suyo, no porque sean lerdos, que tal parece que llevasen a cuestas este convencimiento acerca de sí mismos; sino porque no existe.

Ella me confesaba hace meses, ante un caso que era como para rajarse las venas y no echar gota, que muchas veces lo único que hace es disimular su llanto, y decirles con el corazón por corbata que la única salida a lo suyo es irse a casa de sus padres una temporada en espera de que todo mejore. A sabiendas de que muchas veces no soportan la presión y acaban separados. O juntos, pero cada uno con sus padres respectivos y los niños divididos.

Dicen que cuando el dinero sale por la puerta, el amor salta por la ventana. No cabe la menor duda de que en esta frase aparentemente tan nimia se encierra una gran verdad.


3 comentarios:

  1. Conozco otra vaiante de esa frase, pero el significado es el mismo.
    Desgraciadamente, situaciones cono la que vivimos son la prueba del nueve para muchas relaciónes, aunque paradojicamente, el numero de divorcios ha bajado ligeramente desde que empezó la crísis. Cuando no hay nada a repartír, tan solo complicaciones, nos volvemos más caútos e hipócritas. Preferimos tragár a la espera de tiempos mejóres.

    Un saludo Begoña

    ResponderEliminar
  2. Lo penoso es que desde las grandes esferas se hable de ayudas que no existen. O que son malos remiendos a cualquier situación de paro forzoso.

    Está claro que cualquier pareja que logre pasar con éxito la prueba del nueve ya tiene un diez. Espero que haya muchas de esas, por los tiempos que vienen.

    Saludos; y por cierto, se me ocurre que lo único peor que estar al paro en este momento es ser asistente social. Yo no podría.

    ResponderEliminar
  3. Por desgracia estos dias estoy "peleando" con los servicios de asistencia sociál por los problemas de un familiár.
    Tienen un desidia y una falta de motivación treménda. Las desgracias no conocen de buenos o málos tiempos, sencillamente hay que atenderlas cuando suceden. Se limitan a largarte unas copias de impresos y a que te busques la vida sin nigún tipo de interés, o como minimo, orientarte en los pasos necesarios.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Tu lees desde la invisibilidad y puedes aportar algo a este lugar, para ello existe