domingo, 10 de enero de 2016

El regreso, de Rosamunde Pilcher

Hace una friolera de años comencé a leer este libro de mil y muchas páginas y terminé por abandonar la lectura en un momento en el que me decepcionó un suceso que no creí posible. Han pasado como doce años desde entonces y he retomado la lectura de nuevo, desde el principio. Con la edad que tengo ahora y con todo lo aprendido disfruto de un libro que cuenta muchas cosas, descritas con la mirada de alguien que se fija en mil detalles y reconoce muchos sentimientos que es capaz de trasladar al papel con vida. Para cada tipo de lector existe un tipo de escritor, o varios, para mí Rosamunde Pilcher es alguien capaz de recrear un mundo dentro del cual me apetece seguir.

Este libro se lo prestaba a una amiga hace algunos meses entre otros muchos y a la hora de devolvérmelo, me dijo: este es el mejor de todos, sin duda alguna. Le respondí que hace muchos años empece a leerlo y lo dejé, ella me miró sin dar crédito y me dijo: pues no esperes más; léelo. En ello llevo unos meses, sin prisa, puesto que 2016 será mi año sin programación establecida. Un año que se anuncia lleno de cambios que asumiré sin dejar de sorprenderme gratamente. Cada cierto tiempo toca renovarse y no queda otra que hacerlo enfocando todo lo positivo y así lo haré. No niego que me gustaría escribir algo nuevo, pero en boli y papel, ya tengo demasiadas cosas perdidas entre archivos que jamás terminé (la idea es escribir en papel, para una vez terminado pasarlo a ordenador, puesto que le doy demasiadas vueltas a las cosas y pierdo un tiempo valioso. En todos los lugares menos aquí -justo al revés de como debería ser).

En el libro El regreso, de Rosamunde Pilcher, hay paisajes muy variados y maravillosos descritos con la habilidad de alguien que sabe narrar y personajes de muchas edades diferentes, con historias muy distintas detrás. Hay también mucho campo y mucha mar. Caballos y perros entre los animales más fieles con quienes se pueda contar :)

Puede que tarde un tiempo en asomar por aquí, sin embargo eso no significa que este sitio me aburra, ni que lo abandone, si no que lo estoy compatibilizando con muchas cosas, entre ellas todo aquello que me hace feliz. Leer sin prisa y sin pausa, por ejemplo. Descubrir historias que con todo lo que ignoro jamás podría imaginar...



2 comentarios:

  1. Ese libro no lo he leído pero guardo un buen recuerdo de una novela de esa escritora que leí hace años que se titula. Los buscadores de conchas. Me encanto.

    Un cálido abrazo

    ResponderEliminar
  2. Los buscadores de conchas es uno de esos libros que no se olvidan. Llevo leídas mas de quinientas páginas de El regreso y te lo recomiendo, conserva ese halo especial ;)
    Otro abrazo para ti

    ResponderEliminar

Tu lees desde la invisibilidad y puedes aportar algo a este lugar, para ello existe