viernes, 4 de septiembre de 2015

Sin un pan bajo el brazo, el hambre

De un tiempo a esta parte han ido cambiando las reglas del juego bajo el lema "todo por el recorte". Se dice y se repite que hay que hacer un gran esfuerzo para volver a poner al país en su lugar, a lo que cabría examinar que circunstancias lo dejaron como está y se me ocurre que quizás solo una lo bastante grande para dejarlo a la deriva: la corrupción. Claro que también hay otras causas que sumadas a esta misma fueron de mal en peor.

Lo que ocurre es que un gobierno anterior utilizó otro lema que podría calificarse como "Viva la privatización" y comenzó a vender a países extranjeros nuestras mayores empresas. Mientras muchos aseguraban que eso las haría más rentables y abrirían más puestos de trabajo yo me deprimía pensando que la empresa que me había criado desde que vine al mundo cambiaría de dueños y qué sucedería si un día dejaba de interesarle por los motivos que fuese. 

Sucedería que desmontarían las plantas, dejarían el solar vacío y llegarían la penuria y el desastre.

Que ahora se ve venir leyendo en este enlace

Lo grave es que se trata solo de una de tantas empresas que antes eran nuestras y ahora están en manos extranjeras. Lo peor es que si se trata de obtener beneficios a cualquier precio, hay gangas que ni siquiera interesan. Lo que viene a significar que si quieres recortes y juego a tu mismo juego puede que lo primero que recorte sea a ti.

PD: Ya nos dirán que no es el tema político el que no funciona, pero ya sabemos que a mí no me cuesta disentir.

2 comentarios:

  1. La planta de la empresa química Solvay en Martorell, ( Barcelona ) también está en peligro de cierre por el mismo motivo, el coste de la energía, y el no haber podido asegurarse el suministro en la subasta. Son algo más de quinientos empleos los que están en juego.

    ¿ Donde estan aquellos políticos que aseguraban que la privatización de la electricidad iba a mejorar la competitividad y los precios ?.

    Creo que sentados en los consejos de administración de las compañias.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Es tremenda la cantidad de gente que se está quedando sin trabajo a diario y las consecuencias que de ello se derivan. Creo que el cierre de la mayoría de empresas se habría podido evitar, pero ahora ni son ni están y a río revuelto ganancia de pescadores, como reza el dicho.

    Sentados en los consejos de administración de las compañías y bien pegados en los sillones, no los vayan a quitar ;)
    Saludos

    ResponderEliminar

Tu lees desde la invisibilidad y puedes aportar algo a este lugar, para ello existe