jueves, 3 de abril de 2014

Escribir como tabla de salvación

Hay cuentos que marcan tu infancia. Al menos cuando tu casa está repleta de los libros suficientes para que puedas llegar a aprender que muchas de las lecciones importantes de la vida se encuentran entre sus páginas. Luego creces y te enteras de que quienes supieron crear para ti ilusiones maravillosas no necesariamente tuvieron una vida perfecta.

Entonces sus cuentos y sus historias son mucho más valiosos para ti. Y les admiras más.

Es el caso de Andersen

4 comentarios:

  1. Quizás Andersen agudizo su ingenio frente a una vida de privaciones dejando volar su imaginación en toda su obra…

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Sneyder, uno de los cuentos que más me marcó en la infancia fue La niña de los fósforos, de Andersen. Fue el primer cuento que corregí en la imaginación.
    A partir de ahí encontré miles de cosas para corregir ;)
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. *Corregí el final, debería decir, en mi final la niña terminaba siendo inmensamente feliz. Exigí, lidiando con la tristeza de saber que no era así, que ese final cambiase aunque fuese en mi pensamiento, pero a lo largo de la vida me di cuenta de los muchos niños que encuentran ese final que Andersen retrató tan hábilmente; incluso en 2014.

    ResponderEliminar
  4. Los cuentos son muy importantes a veces en la vida,
    Un beso para ti.

    ResponderEliminar

Tu lees desde la invisibilidad y puedes aportar algo a este lugar, para ello existe