martes, 2 de diciembre de 2014

Suma y sigue, Alcoa Avilés

El futuro de nuevos trabajadores en el aire. Intentos de acuerdo. Reuniones y manifestaciones. Si me preguntasen yo diría que este fue un año aciago para los trabajadores.


Los de Alcoa Avilés hasta ahora habían logrado ir sobreviviendo con sus más y sus menos. A partir de este momento no se sabe cómo será. Ya se sabe aquello de que cuando las barbas de tu vecino veas cortar, pon las tuyas a remojar. Si bien uno sigue pensando que quizá a él no le tocará...y va y le toca.


Lo dicho, este ha sido un año desastroso para el mantenimiento de un empleo. Para el repunte de las economías familiares. Para asegurarle a los hijos un plato de comida en la mesa. Para pagar con tranquilidad las facturas. Para respirar a fondo cada día. Para conservar la calma ante el futuro.


Los trabajadores de cualquier empresa son igual de importantes, porque cada cual arrastra sus propias cargas personales. Porque cada uno de ellos es capaz de enriquecer la sociedad. Por eso en este momento no me rasgo las vestiduras.


Alcoa Avilés está en este momento al borde del cierre. Veremos a ver qué pasa. La cosa pinta muy mal. Nuevamente quienes podrían intentar solucionarlo comunican. Siguen comunicando y mirando para otro lado. Mal nos va.

5 comentarios:

  1. Nota: Creí que Alcoa La Coruña seguiría adelante, pero el cierre por desgracia también la incluye.
    ...Mal nos va multiplicado :(

    ResponderEliminar
  2. Begoña, el problema es que la producción de aluminio precisa de ingentes cantidades de energía eléctrica.

    Y desde la privatización de las compañías eléctricas, en este país estamos pagando los precios mas altos de toda Europa.Es la consecuencia de vender empresas estratégicas a los amiguetes, al final quieren amortizar la inversión lo mas rápido posible.

    Siento este nuevo golpe que os cae encima.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Rodericus, has dicho lo que no quise decir, pero parece ser que para que algunos sean aún más ricos, otros aún no somos lo suficiente pobres. Lo cual nos da una idea de los tiempos que vivimos. Creo que para quienes saben y quieren trabajar siempre cabrá la posibilidad de vivir de forma honrada, aunque sea con menos privilegios. Lo importante es defender la clase de vida en la que uno cree. Personalmente creo que hay un tipo de comodidad que no vale la pena.
    En lo demás creo que hay cierta igualdad en lo poco que se valora a los trabajadores. Por ahora. Y en lo poco que importa la dificultad añadida que tendrán que sortear.
    Ya vendrán tiempos mejores ;)

    ResponderEliminar
  4. El país está al borde del cierre.
    Bueno, los bancos no, esos se han salvado con nuestro dinero.

    ResponderEliminar

Tu lees desde la invisibilidad y puedes aportar algo a este lugar, para ello existe