lunes, 2 de marzo de 2015

Mamá, ¿Por qué hablas tanto?

Paso a paso se acerca la primavera
traviesa cual niña que estrena nuevo vestido
o relucientes zapatos de domingo.


Ayer durante el día, la luz tenía ese matiz de los días de primavera que aún estar por venir. 
La tarde alcanzó ese brillo que filtrado desde las ramas de los árboles daba constancia de un cielo claro.
La noche un cielo estrellado en que -de conocerlas- habrías nombrado, una por una, las estrellas.

Y pese a todo la muerte siguió haciendo de las suyas: Los silenciosos cementerios volvieron a sumar. 
Respondiendo al ciclo de la vida, inagotable en su eternidad.

Uno no termina de explicarse de qué va este cuento que nadie sabe contar. De dónde venimos, hacia dónde vamos. Solo podemos saber a que dedicamos nuestro tiempo mientras somos. 
Por eso es preciso llenarlo de aquello que nos hace sentirnos vivos, para muertos ya tenemos ese tiempo que nos espera más allá del silencio. Ese silencio que un día nos sumirá...tal vez es por eso que hablo tanto. Quizá hablo para que no me callen. Para no callar mientras siga a tiempo.

1 comentario:

  1. Hay que hablar mientras se tenga algo para decir...

    Suerte

    J.

    ResponderEliminar

Tu lees desde la invisibilidad y puedes aportar algo a este lugar, para ello existe