jueves, 13 de julio de 2017

Terminar lo que comienzo

Tengo anotado en la agenda de los días del calendario: terminar lo que comienzo y es una tarea tediosa que me está llevando demasiado tiempo. De modo que creo haber dado con la solución, que es salir de mi entorno personal para llevar a cabo dicha tarea, es decir, para tomarme en serio. Creo que tal vez es debido a lo complicado que es hacerse entender por quienes no comparten nuestras aficiones, o no las comprenden. Y ya estoy cansada de explicarlo una y otra vez. No voy a volver a explicarme o justificarme, quiero hacer, de modo que en ese intento debo cambiar el escenario por uno que no me ofrezca distracción, necesito un horario para sentarme en mi silla de pensar y comenzar terminando los principios. Lo importante es terminar aquello que comencé, desatascar lo que permanece atascado y desde ahí proseguir con las nuevas herramientas bajo el brazo.

Ningún manual del escritor me sirvió, o tal vez me hayan servido todos a la vez, pero lo cierto es que la necesidad de buscar un lugar desde el que compartir con el lector algo parecido a una carrera profesional sigue estando ahí y sigue tirando de mí, de modo que he aquí el lugar y he ahí el lector. El comienzo está en marcha. Algunos con menos consiguieron más, de modo que no caben los lamentos, solo queda ponerse a trabajar, desinflar las exigencias para lograr un finiquito entre el comienzo y el final.

¿Como se acallan las voces del perfeccionismo enfermizo que no permite avanzar? Eso aún  no lo se, porque sigo en pleno atasco, corrijo y me cuestiono todo el tiempo, me exaspero, pero a finales de septiembre recomenzaré  todas las veces necesarias imponiéndome un horario fijo en la zona de estudio de la biblioteca. Haré y desharé tantas veces como sea necesario hasta cumplir el compromiso: poner punto y final a todo lo comenzado. Que no es poco.

Por algún sitio ha de comenzarse y Días de lluvia está bien, sigue siendo el mismo lugar especial que un día inauguré para ponerme en contacto con ese mundo a medio camino entre el sueño y el desvelo. Entre este me entiendo y no me entiendo. Me alegro de conocerme o cuánto lo siento.

...Supongo que me ocurre lo que a todos, va por tiempos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu lees desde la invisibilidad y puedes aportar algo a este lugar, para ello existe