martes, 31 de diciembre de 2013

Recuerda:



   Muchas veces los mejores comienzos llegan después de los mejores finales.


Hay textos que por breves que sean contienen historias capaces de abarcar por completo la historia de la humanidad. Son parte de un libro que quizá nunca fue escrito, pero que se intuye detrás de una hoja que relata en trazos de palabras un resumen amplio y constituyen una advertencia para los demás. 

Escalofriante y directo







lunes, 30 de diciembre de 2013

Situaciones límite

Me pregunto en esta fecha tan cercana al final de 2013, ¿Cuántas familias españolas se vieron abocadas a situaciones de no retorno llevadas por las circunstancias?, ¿Cuántas sin poder contar con los recursos necesarios para salvarlas?

No necesito que me digan cifras, o mucho menos que me las escondan, sé que muchas; más de las que nos podemos permitir. 

Me pregunto también cuándo se resolverá de un modo justo toda la corrupción que asoló este año por completo. Soy escéptica, pero mucho, mucho; consecuencias de haber vivido en presente cada día de este complicado año, que también tiene sus grandes cambios para mí.

Quizá con el final de este año finalice este blog. No es algo que estuviese premeditado, pero quizá suceda así. ¿Lo siento?, sí y no. He conseguido sentirme lo más cerca que quizá pueda sentirme nunca de la publicación. ¿Me ha dado frutos?, sí y no.

A lo largo y ancho de todas estas páginas he averiguado grandes cosas, ¿me alegro?, de nuevo sí y no. La vida sirve la sal y el azúcar a partes iguales. Pero si algo está claro es que durante todo este 2013 encontré lo que nunca tuve y perdí cuanto daba por hecho. Las situaciones límite de la vida son así. Cuando gobierna el desgobierno, para algunos las consecuencias llegan así.

Sobre esta entrada en el escritorio antes de www. blogger.com, aparece un página con información del sitio que reza: identidad no verificada. Vamos a ver, ¿este lugar me pertenece o no? ¿Qué sucede, desde hace qué tiempo que antes no sucedía? Todo se aboca hacia situaciones límite, ya ven.

Todo lo que construí una vez se desmorona. Y digo todo, sin exagerar. El 2014 llega con su saco repleto de incertidumbres para mi vida, sal y azúcar, en todos los órdenes de la vida. Quizá con el último vestigio del año debería irme. Es una suerte haberles conocido. Han sido una grata compañía. Me guardo un as bajo la manga, este blog que durante tiempo tuve de agenda contiene sus direcciones, cuenten con mi visita, aunque a partir de ahora se haga silenciosa. En esta página web que me abrí un día todo queda, mientras mi vida al completo se desmorona. Mientras llega un año nuevo que por primera vez no celebro como otros años. Este año le doy la bienvenida a la soledad en todas sus formas. Veremos que me depara. El saco de 2014 se irá desgranando ante nuestras narices, Ojalá entre todas las sorpresas que contiene sigan estando los amaneceres, los atardeceres, los anocheceres semejantes a años pasados en cuanto a sentirnos bien con nosotros mismos: lo demás se andará. 

Mucha suerte

viernes, 27 de diciembre de 2013

Verbo retuitear

Nivel de exigencia

Cuando uno tiene que hacerse a sí mismo anotaciones tipo: "seguir corrigiendo el capítulo 2. El 1 ni mirarlo ¡¡¡idiota!!!, o nunca terminarás de corregir" es que algo sucede. A veces uno no puede determinar si eso es bueno o malo, pero cuando uno tiene que decirse a sí mismo que después de corregir el capítulo 2 el 1 será leído, para cambiar solo lo que esté mal, sin volver a variar frases enteras; es que esta será la definitiva y que no habrá más oportunidades de dar nuevas vueltas.

Es casi una liberación, pero es que si no, sería el cuento de nunca terminar. Y es hora de terminarlo, después de tanto tiempo ocupando por completo la cabeza. A la cabeza también hay que dejarle espacio para lo demás, porque de tan distraídos que andamos un día va a pasarnos algo malo, malo de verdad.

El nivel de exigencia entonces, es la pregunta: ¿Ha subido o ha bajado?, depende del punto de referencia imagino. Quizá haya subido hasta el tope, porque de verdad de la buena, no habrá una nueva oportunidad. Verbo finiquitar.

jueves, 26 de diciembre de 2013

Escribir es otra forma de respirar

Ella se levanta a las seis de la mañana, para abandonar su cálida habitación y entrar en la caverna helada que es la buhardilla, que no tiene calefacción. El precio de la luz le parece demasiado caro, por eso no enciende el radiador de aceite y se pone a escribir para calentar al calor de las palabras. Quizá hasta las once. En que sus hijos desperezados la vendrán a buscar recriminando que siga perdiendo el tiempo en sus tonterías.

--Escribo una novela, no es una tontería.
--Lo es. ¿Qué esperas sacar de ahí?

Ella abandona el cálido refugio de sus palabras hasta mañana. Sigue pensando que quizá es posible hacer de aquello su profesión, cuando ellos estén lo bastante ocupados construyendo su propia vida. Y no se acuerden de visitarla aunque precise de ellos más que nunca.

Ahora de quienes sí precisa es de aquellas vidas que medio construye entre sus escritos. Le salvan de la incomprensión diaria, de las frustraciones, y de todo aquello que aunque quisiera no puede cambiar. 

martes, 24 de diciembre de 2013

Repaso de ortografía

Antes creía que escribir era fácil y lo era sin tener en cuenta las reglas de ortografía. Es muy distinto cuando te vas fijando en los fallos que cometes, pero siempre hay una ayuda rápida y "sencilla", entrecomillo porque de momento me cuesta memorizar. Todo se andará.

A través de twitter este espacio:

Antiguamente, el concepto de "familia" incluía a los esclavos. Recuérdalo cuando te digan en el trabajo: "somos una familia"

lunes, 23 de diciembre de 2013

Escapar al destino

Ayer puse la radio y de pronto no había nada que me gustase escuchar, a veces me sucede, por lo que el dial fue cambiando de un sitio a otro hasta que escuché algo que entre todo el ruido producido me dijo algo. Hablaba un hombre con un tono de voz vencido, con una resignación impuesta por las circunstancias en las que se encuentra, alguien que ni aún así piensa en tirar la toalla y sale a buscar entre las ondas, armado únicamente con la sinceridad que exige el momento y la emoción contenida, una mano tendida que sirva de ayuda a un proyecto en marcha que agotó sus recursos. Por el tono de voz y el modo de expresarse se adivinaba juventud. A modo de brevísimo resumen contó que hace unos años abandonó la seguridad que tenía en España para ir a ayudar a Perú. Allí fundó un hogar de recogida para los niños que son explotados en las minas y las niñas que son explotadas en los burdeles, porque ya sobre el terreno pensó que sería su mejor forma de colaboración. No se trata de alejar a los niños de sus hogares, sino de darles una educación que pueda alejarles de ese destino que ya tienen marcado.


El hombre solo quiere poder seguir ofreciendo un hogar a esos niños que libera de las minas y los burdeles. Quiere que puedan seguir teniendo un techo seguro sobre sus cabezas donde puedan dedicarse al estudio y donde labrarse otro tipo de futuro distinto a ese al que van destinados. Los niños en ningún momento son alejados de sus familias de origen, pero sí son custodiados y protegidos por esta fundación, que les procura alimento, estudio y techo, así como cuidados sanitarios.


En este momento están en una situación muy precaria, no tienen nada para comer. Y como mucho, si no llegan ayudas solo podrán mantener el hogar hasta marzo. El hombre con todo el peso sobre su conciencia, contaba que como no tenía tiempo de salir a buscar financiación, por estar ocupado en las tareas diarias que exige el cuidado de los niños, los ingresos habían ido mermando. Y que ante el cierre inminente había acudido a la radio, que hasta ahora fue siempre la solución, porque siempre había alguien escuchando al otro lado que después enviaba esa ayuda que les daba para ir tirando. 


Fue una entrevista de solo unos minutos, quizá porque no había mucho más que decir, toda la impotencia de quien está embarcado en un proyecto que da resultados, pero no tiene dinero, se dejaba oír. Hablaba la voz de hombre cuya única preocupación eran esos niños, porque el sueño de construirles otra vida es ya un hecho, pero siguen faltando medios para subsistir. 


Me hago eco de lo que contaba, el resto de la información está aquí:

http://hogarnazaret.es/como_ayudar.html