domingo, 9 de diciembre de 2012

Que alguien tome nota

Me gustan las propuestas que suenan a nuevas, aunque lo que a mí me suena a novedoso igual hace ya mucho tiempo que se inventó, porque a veces llego tarde a las nuevas noticias. Pero al leer la suya no pude por menos que darle la razón. ¿Por qué todo tiene que ser como nos dicen que debe ser? ¿Porque esos motivos tienen que ser ciertos?

¿Acaso la forma en que se hacen las cosas no puede cambiar?

www.lavanguardia.com/magazine/20121206/54356956866/estilo-glamur-sinergia-lucia-etxebarria-magazine.html

sábado, 8 de diciembre de 2012

Misión ayudar

El otro día veía un resumen del trabajo que este hombre hace a diario y me impactó porque pocas veces alguien protagoniza una historia tan bonita. Decir que no encontré ese vídeo para ponerlo aquí, aunque era bastante extenso, pero gozaba de esa magnitud que nos hace ver la vida tal cual es, y nos hace darnos cuenta de lo poco que colaboramos por hacer del mundo un lugar habitable, tanto para nosotros como para los demás. Os dejo sus palabras y también la muestra de lo que ha venido haciendo durante los últimos cuarenta años. Si un día encuentro ese vídeo del que hablo os lo traeré, por ahora creo que sirve con esto como ejemplo de lo que entre todos, si tuviéramos su arrojo podríamos hacer en todos los lugares del planeta.

Padre José Javier Parladé


El lugar donde trabaja

Una historia que os aseguro que vale la pena conocer.


miércoles, 5 de diciembre de 2012

De niña tenía este sueño

Por situaciones que no voy a contar, de niña tenía el sueño de conocer a mis antepasados a través de una historia familiar que alguien de alrededor -me daba lo mismo quien fuese- hubiese escrito. Creo que durante muchos años esperé por esa persona que me trajese retazos de un pasado que hubiese querido transcribir, aunque fuese filtrado de su realidad. También pienso que es algo parecido lo que me ha llevado a abrir este blog, o a intentar publicar: liberarme de mi frustración por no haber podido leer esas historias; o vengarme por ello, quién sabe, lo cierto es que a través de todas las historias que sobre mis antepasados me fueron contando, me comprendo mejor. Hay ciertos genes hereditarios que se niegan a morir.

Imagínate que de pronto alguien tiene un antepasado que ha escondido con esmero la mayor parte de su obra. Una obra tan prolífica como esta que se cuenta a continuación. Asombra de solo pensarlo.

Os dejo la entrada 

martes, 4 de diciembre de 2012

El marco de una historia

Sé escribir una historia, eso creo, pero siempre me falla el marco en el que va ese lienzo. Hago rehago, busco rebusco, pongo del derecho y del revés, lo vuelco todo y comienzo, resto y vuelvo a sumar, sumo y vuelvo a restar, me veo incapaz y lo dejo. Lo retomo de nuevo, lo veo claro, tomo distancia, se torna oscuro. Siempre hay algo que falla, que no encaja, y quizá es lo mismo: falta de documentación. Que viene a ser tener nociones de historia. Quizá.

Es por eso que al leer esta entrada la encontré completa, una buena historia dentro de un tiempo que apetece explorar.

Os dejo la entrada

Conceptos incompatibles

Llegué a su casa, me hizo entrar hasta la cocina, después de hablar un rato me preguntó "¿No notas esto muy vacío?, miré alrededor y negué con la cabeza; para mí aquello no estaba más vacío que otras veces. Me dijo que se separó de su marido, y aunque suene raro yo sabía que lo suyo terminaría en separación, y lo sentí como una liberación, como una recuperación de la autoestima para ella, como un final feliz muy merecido. Y entonces continúo, llevaba pegándola quince días, y el viernes se fue con otra; bueno en realidad se volvió a casa de sus padres, pero a unos amigos comunes les dijo que la quiere a ella, a la otra.

A veces incluso yo tengo poco que decir, a veces las palabras sobran porque todo lo llenan los conceptos, allí, alojado en alguna parte estaba su concepto de vivir junto a él para siempre y morir de viejecitos el uno al lado del otro. A veces contra eso no hay nada que hacer. Creo que el drama de los malos tratos parte de ahí, de un concepto inadaptable a otras formas de vida que prefiere morir a trazarse otro plan.

"Estoy tan enamorada que sé que si vuelve lo perdonaré". Ahí me sublevé y le hice entender que si un hombre te pega no te merece y que después de esa sola vez vendrán muchas más y nunca lo dejará de hacer. Le dije que si un hombre me levantase la mano una vez me dejaría muy claro que debo vivir sin él, porque desde ese momento todo acabó; que las historias de amor que no han terminado se terminan justo ahí. Me dijo que sus hijas no querían verlo y que él llevaba una semana sin contactar con ellas para nada, porque ahora sólo quería a Carmela. Aunque Carmela sigue viviendo con el otro, ese que no es su marido pero que siempre pensé que lo era. En ese momento tuvo que explicármelo bien, porque a veces no entiendo nada: Carmela vive con su compañero, pero aún así está ennoviada o como quiera que se diga con su marido. Vivir para ver.

Me pierdo en los análisis erróneos. Me callo porque sé que nada de lo que diga servirá. La guardia civil llegó hasta su casa por la llamada angustiada de una vecina, él se fue de casa con algo de ropa, yo creo que por la incomodidad de tener que explicarse frente a ellos, pero aún así ella no quiso denunciar y dejar que le mandasen a dormir al calabozo -ahí tuve que respirar fuerte para no interrumpir- La guardia civil insistió en que ella interpusiese una denuncia contra él, y ella no quiso ponerla, por más que insistieron se fueron de su casa con el papel sin rellenar: "Lo quiero demasiado para hacer eso. Si se va que sea feliz". Le dije que a mí nunca me gustó Carmela, me dijo que eso lo intuía por lo poco que me había visto últimamente, sé que también lo sabía porque a lo largo de este verano se lo dije alguna vez. Me dijo que Carmela iba todos los días a su casa porque su plan era llevarse a su marido. Te quitó un peso de encima, le respondí, y sus ojos llenos de tristeza se fijaron en mí, y también se molestaron, pero a veces aunque quiera no sé callarme una verdad. Ni sé ni quiero.

Quien se va por su voluntad que lejos se quede. Amén.

lunes, 3 de diciembre de 2012

Un momento, una canción

Eran las dos de la madrugada de un día que comenzó tan soleado como si el mismo sol quisiera estar presente, frente al ayuntamiento, en el que Julián esperaba a la chica que sería su mujer en adelante. Estaba radiante y nervioso, más guapo que nunca, quizá también más solo de lo que nunca estuvo, con todos los objetivos retratando ese momento. Llegó la novia y fue a abrir la puerta del coche conteniendo el aliento, en el momento en que ella salió y se colocó el vestido, verificó que las flores del ramo estaban en su sitio, y localizó a sus padres con la mirada, tuvo que darle el primer beso, para no estallar de felicidad; fue su forma de decirle sin palabras lo mucho que la echó en falta desde la tarde anterior.

Quince horas más tarde, en el restaurante que eligieron para el banquete, se despedían de todos con un baile y una canción. Todos los objetivos recogieron ese momento en que una letra es capaz de decirlo todo y se contagia esa magia inconfundible que lleva el amor.


Estar contigo

sábado, 1 de diciembre de 2012

Historias de Internet

Me gusta que me cuenten una historia bonita en cuestión de minutos, y esto a veces es posible en el ancho mundo de los blogs, la curiosa forma en que uno va llegando desde uno a otro, a veces me parece cosa de magia.

A veces las historias más increíbles son extraídas de la realidad, esa que ni imaginada podría ser más bonita.


Os dejo la historia