martes, 17 de noviembre de 2015

Una llamada a la sensatez

A veces uno ve la televisión, lee la prensa, escucha la radio o habla con sus vecinos y se siente un tipo raro. Alguien que percibe cosas que nadie dice, que nadie piensa, que nadie ve. Y se siente mas solo que nunca, como escapado de un tiempo al que no puede volver. A veces uno querría decir muchas cosas pero se mantiene en silencio, porque solo el silencio parece amoldarse a la sensatez. Después de eso, indaga y espera que alguien sepa sentir o explicar mejor aquello que siente el. 

Desde este espacio modelado a mi manera quisiera darle las gracias a Miguel Pascuau por tener la sensatez de saber pensar y saber comunicar con esa aparente facilidad y absoluta perfección aquello que piensa. Que es sin duda lo mismo que pensamos muchos, aunque a veces hasta nos mantengamos callados para lo mas peligroso de todo, volvernos silencio cuando todo lo que nos pide el cuerpo es gritar. Todas las victimas de cualquier conflicto son igual de victimas. Igual de dolorosas. Igual de necesarias en un mundo que han dejado atrás. 

Os dejo la entrada de blog de un escritor que convierte las palabras escritas en reflexiones, capaces de hilvanar un mundo lleno de rotos por coser. 











domingo, 8 de noviembre de 2015

Los besos en el pan, de Almudena Grandes

En los últimos tiempos en nuestro país se ha ido escribiendo una historia de penurias que algunos nunca imaginamos llegar a contemplar. Que otros nunca imaginaron llegar a vivir. Si bien hay quienes ni lo vieron ni lo padecieron, a fuerza de mirar para otro lado y poder gozar de otro poder adquisitivo, que ademas de elevar la mirada, les sostiene en el confort, cuando no en el lujo.

Desde hace mucho tiempo me ronda una novela que no me puse a escribir. Es una novela llena de ingredientes sacados de la áspera realidad. Extraída de la desolación de ver como las injusticias siguen campando a sus anchas, eso por un lado, por otro la corrupción de distintas formas pertrechada, que si algo conserva en común es su irresolución.

A veces hay palabras que nos rondan por la cabeza mientras seguimos con nuestra vida y las tareas que nos impone. Palabras que masticamos una y otra vez. Mientras esperamos que pasen de largo y suceda el milagro de que alguien las recoja y tenga el talento necesario de hacer algo útil, o hermoso, o fructífero con ellas. Si algo hemos aprendido es que la vida guarda una misión para cada uno de nosotros y que no todos podemos ocupar el mismo lugar. Cada cual ha de ocupar el suyo. Y todo es cuestión de paciencia.

Esta entrada es solo una excusa para dejaros una entrevista de alguien que escribió un libro que ahora presenta:


Almudena Grandes y su última novela, , en