martes, 31 de diciembre de 2013

Recuerda:



   Muchas veces los mejores comienzos llegan después de los mejores finales.


Hay textos que por breves que sean contienen historias capaces de abarcar por completo la historia de la humanidad. Son parte de un libro que quizá nunca fue escrito, pero que se intuye detrás de una hoja que relata en trazos de palabras un resumen amplio y constituyen una advertencia para los demás. 

Escalofriante y directo







lunes, 30 de diciembre de 2013

Situaciones límite

Me pregunto en esta fecha tan cercana al final de 2013, ¿Cuántas familias españolas se vieron abocadas a situaciones de no retorno llevadas por las circunstancias?, ¿Cuántas sin poder contar con los recursos necesarios para salvarlas?

No necesito que me digan cifras, o mucho menos que me las escondan, sé que muchas; más de las que nos podemos permitir. 

Me pregunto también cuándo se resolverá de un modo justo toda la corrupción que asoló este año por completo. Soy escéptica, pero mucho, mucho; consecuencias de haber vivido en presente cada día de este complicado año, que también tiene sus grandes cambios para mí.

Quizá con el final de este año finalice este blog. No es algo que estuviese premeditado, pero quizá suceda así. ¿Lo siento?, sí y no. He conseguido sentirme lo más cerca que quizá pueda sentirme nunca de la publicación. ¿Me ha dado frutos?, sí y no.

A lo largo y ancho de todas estas páginas he averiguado grandes cosas, ¿me alegro?, de nuevo sí y no. La vida sirve la sal y el azúcar a partes iguales. Pero si algo está claro es que durante todo este 2013 encontré lo que nunca tuve y perdí cuanto daba por hecho. Las situaciones límite de la vida son así. Cuando gobierna el desgobierno, para algunos las consecuencias llegan así.

Sobre esta entrada en el escritorio antes de www. blogger.com, aparece un página con información del sitio que reza: identidad no verificada. Vamos a ver, ¿este lugar me pertenece o no? ¿Qué sucede, desde hace qué tiempo que antes no sucedía? Todo se aboca hacia situaciones límite, ya ven.

Todo lo que construí una vez se desmorona. Y digo todo, sin exagerar. El 2014 llega con su saco repleto de incertidumbres para mi vida, sal y azúcar, en todos los órdenes de la vida. Quizá con el último vestigio del año debería irme. Es una suerte haberles conocido. Han sido una grata compañía. Me guardo un as bajo la manga, este blog que durante tiempo tuve de agenda contiene sus direcciones, cuenten con mi visita, aunque a partir de ahora se haga silenciosa. En esta página web que me abrí un día todo queda, mientras mi vida al completo se desmorona. Mientras llega un año nuevo que por primera vez no celebro como otros años. Este año le doy la bienvenida a la soledad en todas sus formas. Veremos que me depara. El saco de 2014 se irá desgranando ante nuestras narices, Ojalá entre todas las sorpresas que contiene sigan estando los amaneceres, los atardeceres, los anocheceres semejantes a años pasados en cuanto a sentirnos bien con nosotros mismos: lo demás se andará. 

Mucha suerte

viernes, 27 de diciembre de 2013

Verbo retuitear

Nivel de exigencia

Cuando uno tiene que hacerse a sí mismo anotaciones tipo: "seguir corrigiendo el capítulo 2. El 1 ni mirarlo ¡¡¡idiota!!!, o nunca terminarás de corregir" es que algo sucede. A veces uno no puede determinar si eso es bueno o malo, pero cuando uno tiene que decirse a sí mismo que después de corregir el capítulo 2 el 1 será leído, para cambiar solo lo que esté mal, sin volver a variar frases enteras; es que esta será la definitiva y que no habrá más oportunidades de dar nuevas vueltas.

Es casi una liberación, pero es que si no, sería el cuento de nunca terminar. Y es hora de terminarlo, después de tanto tiempo ocupando por completo la cabeza. A la cabeza también hay que dejarle espacio para lo demás, porque de tan distraídos que andamos un día va a pasarnos algo malo, malo de verdad.

El nivel de exigencia entonces, es la pregunta: ¿Ha subido o ha bajado?, depende del punto de referencia imagino. Quizá haya subido hasta el tope, porque de verdad de la buena, no habrá una nueva oportunidad. Verbo finiquitar.

jueves, 26 de diciembre de 2013

Escribir es otra forma de respirar

Ella se levanta a las seis de la mañana, para abandonar su cálida habitación y entrar en la caverna helada que es la buhardilla, que no tiene calefacción. El precio de la luz le parece demasiado caro, por eso no enciende el radiador de aceite y se pone a escribir para calentar al calor de las palabras. Quizá hasta las once. En que sus hijos desperezados la vendrán a buscar recriminando que siga perdiendo el tiempo en sus tonterías.

--Escribo una novela, no es una tontería.
--Lo es. ¿Qué esperas sacar de ahí?

Ella abandona el cálido refugio de sus palabras hasta mañana. Sigue pensando que quizá es posible hacer de aquello su profesión, cuando ellos estén lo bastante ocupados construyendo su propia vida. Y no se acuerden de visitarla aunque precise de ellos más que nunca.

Ahora de quienes sí precisa es de aquellas vidas que medio construye entre sus escritos. Le salvan de la incomprensión diaria, de las frustraciones, y de todo aquello que aunque quisiera no puede cambiar. 

martes, 24 de diciembre de 2013

Repaso de ortografía

Antes creía que escribir era fácil y lo era sin tener en cuenta las reglas de ortografía. Es muy distinto cuando te vas fijando en los fallos que cometes, pero siempre hay una ayuda rápida y "sencilla", entrecomillo porque de momento me cuesta memorizar. Todo se andará.

A través de twitter este espacio:

Antiguamente, el concepto de "familia" incluía a los esclavos. Recuérdalo cuando te digan en el trabajo: "somos una familia"

lunes, 23 de diciembre de 2013

Escapar al destino

Ayer puse la radio y de pronto no había nada que me gustase escuchar, a veces me sucede, por lo que el dial fue cambiando de un sitio a otro hasta que escuché algo que entre todo el ruido producido me dijo algo. Hablaba un hombre con un tono de voz vencido, con una resignación impuesta por las circunstancias en las que se encuentra, alguien que ni aún así piensa en tirar la toalla y sale a buscar entre las ondas, armado únicamente con la sinceridad que exige el momento y la emoción contenida, una mano tendida que sirva de ayuda a un proyecto en marcha que agotó sus recursos. Por el tono de voz y el modo de expresarse se adivinaba juventud. A modo de brevísimo resumen contó que hace unos años abandonó la seguridad que tenía en España para ir a ayudar a Perú. Allí fundó un hogar de recogida para los niños que son explotados en las minas y las niñas que son explotadas en los burdeles, porque ya sobre el terreno pensó que sería su mejor forma de colaboración. No se trata de alejar a los niños de sus hogares, sino de darles una educación que pueda alejarles de ese destino que ya tienen marcado.


El hombre solo quiere poder seguir ofreciendo un hogar a esos niños que libera de las minas y los burdeles. Quiere que puedan seguir teniendo un techo seguro sobre sus cabezas donde puedan dedicarse al estudio y donde labrarse otro tipo de futuro distinto a ese al que van destinados. Los niños en ningún momento son alejados de sus familias de origen, pero sí son custodiados y protegidos por esta fundación, que les procura alimento, estudio y techo, así como cuidados sanitarios.


En este momento están en una situación muy precaria, no tienen nada para comer. Y como mucho, si no llegan ayudas solo podrán mantener el hogar hasta marzo. El hombre con todo el peso sobre su conciencia, contaba que como no tenía tiempo de salir a buscar financiación, por estar ocupado en las tareas diarias que exige el cuidado de los niños, los ingresos habían ido mermando. Y que ante el cierre inminente había acudido a la radio, que hasta ahora fue siempre la solución, porque siempre había alguien escuchando al otro lado que después enviaba esa ayuda que les daba para ir tirando. 


Fue una entrevista de solo unos minutos, quizá porque no había mucho más que decir, toda la impotencia de quien está embarcado en un proyecto que da resultados, pero no tiene dinero, se dejaba oír. Hablaba la voz de hombre cuya única preocupación eran esos niños, porque el sueño de construirles otra vida es ya un hecho, pero siguen faltando medios para subsistir. 


Me hago eco de lo que contaba, el resto de la información está aquí:

http://hogarnazaret.es/como_ayudar.html

jueves, 19 de diciembre de 2013

Estrategias

Vengo observando, porque hace tiempo que me llama la atención, la estrategia que siguen algunos escritores independientes para darse a conocer. Siguen cada blog que les queda al alcance (o esa es mi impresión, que por supuesto puede estar errada) y dedican su tiempo a comentar en alguna entrada que les llame la atención. El objetivo oculto es que los elegidos, les sigan a su vez, lo cual viene a ocurrir en gran medida. Eso lo hacen tanto desde su blog, como desde su facebook como desde su twitter. Es la opción que eligen, si da frutos lo desconozco, aunque imagino que sí, porque supongo que si no los diese no se decicarían a ello. 
También hay otros escritores, que quizá tienen más asentada su trayectoria, con los que sucede justo lo contrario, siguen a muy poca gente y les siguen muchos. Aquí no cuenta tanto el hacerse visible como el trabajarse la calidad de su trabajo. Incluso a algunos les siguen muy pocos, escasos, pero eso no cambia el esmero intelectual que dedican a lo que publican. De ahí resulta que los primeros andan por todas partes y te los encuentras al azar; los segundos no salen de sus dominios, pero deslumbran en una constante carrera hacia la exquisited en todo cuanto inician. De todo ello deduzco que no es necesario seguir a muchos escritores, sino a los mejores, para entender todo lo que haya que entender en escritura. Aunque claro, esa es mi opción como voluntaria aprendiz de un oficio que me apasiona, que es la escritura. Se dice que todo está cambiando en cuanto al mundo del libro, pero hay algo que nunca cambiará, el buen lector siempre será exigente con lo que lee.
Concluiré esta entrada con una frase que ya anoté en mi libreta de frases perfectas, espero que su autor no se moleste:
"Cuando un libro se vende mucho, por malo que sea, acaba llegando a los suplementos culturales serios".  
Juan José Millás

Habrá que detectar más estrategias...

lunes, 16 de diciembre de 2013

Un reflejo de la realidad diaria y mucha verdad

Ayer me pasaron este vídeo que cuenta de forma rápida y real la situación de nuestro país, desde quienes la padecen de verdad, quienes se sienten impotentes para ayudar a quienes entran en su consulta a diariamente y deben decidir qué hacen con el poco dinero que les queda para cuidarse la salud. Sobre todo cuando ese dinero no les queda.

Y no se pasen por alto la sugerencia de las urnas vacías, en las próximas elecciones. Quizá sea la única forma de protesta que les dolería, ya que las concurridas manifestaciones de la ciudadanía un día tras otro solo les da la risa; a juzgar por el cero caso que nos hacen. Dejando claro que lo que es a ellos les va fenomenal.

Para una de las pocas veces que uno escucha hablar la sensatez, no se lo pierdan, porque el nivel cultural de este hombre queda demostrado, pena que en las urnas no nos represente alguien con su calidad moral. Es alguien como él a quien necesitamos para llevar nuestra bandera por el mundo, de verdad.


Os dejo sus palabras


domingo, 15 de diciembre de 2013

Es hora de que algo comience a cambiar

La cerillera, de Andersen quizá fuese el cuento más triste de mi infancia, lo leía y releía una y otra vez intentando cambiar aquel final en el que la niña moría sin que nadie lo impidiera. Aún me paraliza toda realidad semejante, y más en estos tiempos divididos entre el lujo por un lado y el mayor desamparo por el otro. Me sigue crujiendo todo cuanto se pudo evitar solo con seguir una política distinta.


Simplemente, insoportable. “: Mueren 3 miembros de una familia andaluza tras tomar comida caducada.

Confidencias

No acostumbro a poner la televisión, y que desde el canal en que la tenían puesta, diga una presentadora: es digno hijo de su padre y embajador de su país, México; y tener a punto la respuesta: Alejandro Fernández, premio para mí. Mucho menos a verle en un programa hablando sobre su vida y su nueva gira, aunque sea con cara de agotamiento y máxima responsabilidad. La nueva noticia es que llegará a España en verano para presentar la gira de su último disco Confidencias, en el que grabó una canción junto a Rod Stewart, nada más y nada menos. La presentadora de televisión era María Teresa Campos que resultó ser una gran admiradora de Alejandro Fernández al que preparó un programa en el que se le veía un poquito incómodo por tanto halago. Merecido, por supuesto.

Las canciones que más marcaron mi infancia fueron las de Nino Bravo, porque estaban llenas de letras que me emocionaban y me pasaba el día entero cantando. Y de todos los recuerdos hay uno que se me quedó grabado, escuchar su disco cantando de continuo durante las fiestas de mi pueblo. Tres días que no dejó de cantar... después de muerto. Eso fue algo que me marcó de una forma que no podría expresar. De ahí que agradezca que el disco Confidencias, de Alejandro Fernández incluya una de mis canciones preferidas, Te quiero, la misma que cantaba Nino Bravo; son distintos matices para un talento compartido y una misma emoción. Se nota cuando al cantar se pone todo el corazón y todo el respeto.

El disco Confidencias lo escuché entero en un enlace de Youtube hace tiempo, no sé si legal o ilegal, por eso no lo dejo. Alejandro Fernández contó que incluye varias de sus canciones favoritas, que también en su tiempo fueron éxito, como el Tengo ganas de ti, de Miguel Gallardo, otro cantante que siempre admiré. O el Soy rebelde de Janette. Canciones que marcaron una infancia y juventud.

Pues bien, ahora toca comenzar a ahorrar porque si algo tengo claro es que si en verano aterriza en Asturias allí estaré compartiendo el mismo aire en la misma noche y el mismo lugar. Solo que esta vez iré acompañada de un montón de amigas a las que contagié mi entusiasmo por esta voz. Comienza la cuenta atrás. ¡¡¡Qué friki soy!!!

La voz de México




sábado, 14 de diciembre de 2013

Tiempo de mirar atrás y agradecer el camino hecho

Esta mañana, por motivos que no vienen al caso, estuve revolviendo entre viejas fotografías para encontrar una en concreto, que al final aún no encontré, pero a través de esas instantáneas guardadas en varias cajas, descolocadas, encontré retazos de mi vida. Y me asomo para intentar recordar, ya en compañía, lo mucho que nos centramos en lo que intentamos conseguir, a costa de olvidar los cimientos de ahora. Estos cimientos hoy solidificados para sostenernos con fuerza, eran no hace tanto un sueño que nos parecía muy difícil de alcanzar, pero ahora es realidad; y siempre se nos olvida agradecerlo. A veces no todo es por casualidad, pero hace falta la suerte en gran medida, y a esa suerte la damos por hecha ya; una mala costumbre que de cuando en cuando hace falta ventilar.

En varias cajas guardo historias que jamás escribiré, pero que sin quererlo iré goteando entre alguna línea que otra. Es lo que se hace cuando se entiende que la vida sucede y que al final todo queda, como ese mar que al encogerse lleva consigo todas las lágrimas depositadas entre su arena; y todas las risas también. Somos una mezcla de muchas cosas y es una gozada mirar atrás sin arrepentirse de lo complicado del camino en muchos tramos, y de lo dulce también de sus muchos frutos.

A veces cuando me da por mirar este blog para buscar algo en concreto veo lo mismo, una parte del camino también está aquí, parte de mis sueños y de esos frutos tienen ese mismo tinte que colorea mi caja de fotografías. El camino no siempre es sencillo, a veces no tienes ni conciencia de que caminas, pero no te detienes y al mirar atrás todo tiene sentido. Hace unos días en una entrevista de trabajo la entrevistadora me preguntó por qué quería ese trabajo. En ese momento respondí: No se si lo quiero. Después la miré sin saber muy bien de dónde salieron esas palabras, pero brotaron de la verdad, y supe que en ese momento justo perdí toda posibilidad de ser elegida. Había cero posibilidad de trabajar en algo que en verdad no me entusiasmaba y más tiempo para vagar entre mis páginas sin escribir, todas esas que algún día espero compartir desde algo parecido a una profesión. (En mayor o menor medida).

miércoles, 11 de diciembre de 2013

Mis palabras improvisadas, para ti, pequeña flor

Y la vida, inteligente se renueva
gobierne quien gobierne
en un país venido a menos
por errores fácilmente
evitables, incluso.

Se abre paso aunque
sea madrugada y unos
duerman el sueño cansado
del trabajo mal pagado
y la crisis constante.

Porque la vida, inteligente
lucha contra un final derrotado
que ni merece ni quiere
y de forma constante se renueva
esperando los rayos felices
de nuevos y prósperos días.

Llegaste a la vida en un eco
entrecortado por las risas
de quienes te mimaron nueve meses
desde el centro de tus latidos
planeada y ansiada como fuiste.

Vienes a un mundo lleno de injusticias
para otros a quienes tal vez no cuidarán,
pero a buen seguro te enseñarán 
a no quedarte de brazos cruzados,
es una lección de familia. 
De tu familia.

Bienvenida, bien hallada, bien querida.
Hermosa tú como solo saben serlo 
las flores primorosas del mañana, 
estas son solo palabras improvisadas
de una tía feliz, radiante y alocada =)

martes, 10 de diciembre de 2013

Verbo retuitear

Hay cosas que se compran con dinero y cosas que el dinero nunca podría comprar; las segundas siempre serán mejores.

...Como el deseo de aprender, o la ilusión por mejorar, o el sueño de formar parte de algo importante que no tenga precio...

No dejéis de verlo


ESTE VIDEO DEMUESTRA DOS COSAS, 1ª.- HAY GENTE QUE POR MAL QUE TU VIVAS VIVE PEOR QUE TU 2ª.- EL SER HUMANO ES...




lunes, 9 de diciembre de 2013

El diario de Ma Yan, de Pierre Haski


Hace días terminé de leer El diario de Ma Yan, y lo siento por quienes me leen, pero es uno de esos libros que no se puede resumir, porque es un libro que se debería leer. Solo diré que pese a que fue publicado en el año 2002, escrito sobre una historia reciente en el que la niña cuenta sus impresiones sobre el día a día, asemejan hechos relatados hace un siglo aquí, con sus diferencias, claro. Esto es algo que me sigue chocando de una forma que ni acierto a describir. Ma Yan acude a clase tras una caminata de tres o seis horas, según el estado del camino de barro que debe transitar por un lugar desértico y peligroso, en el que pueden salirle al paso ladrones que intentan llevarse el dinero que pueda llevar. Solo durante el fin de semana puede ir a su casa, el resto del tiempo queda interna allí, pasando mucha hambre y calamidades para subsistir. Va calzada con unos zapatos de tela confeccionados por su madre, con ellos debe sortear todas las inclemencias surgidas durante el año entero. A clase debe llevar el arroz que le servirán para comer, el pan lo cuece su madre, y lo lleva fresco cada semana, si quiere verduras debe pagarlas con su dinero, que no tiene, con lo cual solo las come cuando alguna amiga comparte las suyas con ella. Si quiere viajar en tractor debe pagar un yuan, ella prefiere caminar y guardarse las monedas que pueda llevar alguna vez, para comprarse libretas y material escolar. Todo lo que tiene le ha costado un esfuerzo enorme conseguirlo, a ella o a sus padres, sin embargo a su clase acuden niños que pueden gastarse dinero en chucherías, algo que ella nunca podría hacer. El primer bolígrafo que compró le costó el precio desorbitado de pasar hambre y penalidades durante tres meses, si recuerdo bien, ese pasaje en este momento no lo pude encontrar. Ella lo cuenta con la total normalidad de su día a día, en el que vive en constante preocupación por la salud de su madre, que sufre terribles dolores de estómago y se ve obligada a de cuando en cuando hacer cuatrocientos quilometros para recoger fa cai. El deterioro que le causa este trabajo es notable cuando vuelve a la casa después de la crudeza de dormir a la intemperie y subsistir casi sin comer, algo que acrecienta los contínuos remordimientos de Ma Yan, cuyas notas no reflejan los resultados esperados. A clase con ella también acude su hermano, con lo cual los gastos de la escuela se duplican. 

Al diario escrito por Ma Yan se van sumando las aclaraciones de Pierre Haski, que da cuenta de las diferencias entre la China rica y la pobre, que es a la que pertenece la niña. Por eso terminas sabiendo que los mandatarios del país han descuidado a los campesinos de su región hasta tal punto que a penas consiguen subsistir entre mil calamidades; y cuando llega la solución, es trasladarlos a otro lugar, algo que no a todos les sirve. Algunos quieren permanecer en el lugar que eligieron sus antepasados para vivir, por muchas que sean las dificultades a sortear. El libro incluye fotografías de la familia de Ma Yan, y debo confesar que mi imaginación, quizá escasa, no les configuró así, ni a ellos ni a su casa, aunque es posible que esas fotografías fuesen hechas tiempo después a la publicación de este libro, casi diría que sí. Porque todo comenzó cuando el periódico Libération llegó a la región de Ningxia para cubrir un reportaje sobre aquellas tierras, y cuando ya se iban de allí, en algo que Pierre Haski califica de un esfuerzo de extraordinaria intuición, la madre de Ma Yan, le entrega tres libretas marrones, en las que la niña relataba los sucesos diarios. La madre que nunca tuvo la oportunidad de aprender a leer o escribir, desconoce lo que se esconde en el interior de esos cuadernos, pero entiende que si algo puede cambiar en la vida de su hija será solo a través de lo que ella misma fue relatando en ellos. Pierre Haski atiende a su ruego y se los lleva, ya en casa los lee con detenimiento y con gente de su equipo regresa al pueblo de nuevo para ampliar su información. Así se entera de que el padre de Ma Yan liaba sus cigarrillos con las hojas de las libretas que sus hijos dejan atrás, y se ha fumado uno de los diarios que completaban esta historia desconociendo el hecho por completo. A partir de entonces Ma Yan seguirá escribiendo a diario, pero sabiendo que sus escritos serán publicados pierde frescura, es por eso que Pierre Haski solo incluirá en el libro los entregados por la madre de la niña.

A partir del artículo publicado en el periódico Libération el 11 de enero de 2002, muchos lectores quieren colaborar en que Ma Yan pueda terminar sus estudios. También se alzan muchas voces en contra de lo que se pretende hacer, considerando que otras niñas no podrán conseguirlo y opinando que es inútil intentar cambiar algo que nunca cambiará. Por medio de los muchos donativos inesperados se forma una fundación que puede hacerse cargo de los estudios de otros muchos niños de la región. Pero que de cualquier forma siempre resultarán escasos para todos los niños que hay que ayudar a salir de la situación en que se encuentran. Al final del libro Pierre Haski cuenta que se ve en la necesidad de llevar a la madre de Ma Yan, por su propia cuenta, a un hospital lejano para diagnosticar el sufrimiento que padece, que es una úlcera. Allí madre e hija verán por primera vez ciertos lujos imprensables, como el prodigio que supone ver manar agua caliente de un grifo, algo que les parece una bendición.
Es un libro que aunque resulte a veces duro se debería leer, porque son lecturas como estas las que nos llevan a concienciarnos de todo lo que, si queremos, podemos hacer por niños como Ma Yan. Ellos que luchan a diario contra todas las adversidades con una sonrisa, porque tienen la posibilidad de estudiar, bien se merecen que quienes hemos estudiado (a veces a disgusto porque ni queríamos ni le veíamos la necesidad y además con todas las comodidades) luchemos por sus derechos, por la dignidad de sus vidas, y les ayudemos cuanto nos sea posible. Porque para eso pertenecemos a este lado del mundo que lo tiene todo, aunque a veces, de tan acostumbrados, se nos olvide. Alguien me dijo hace unos días una frase que cabe aquí:

Hacen más muchos pocos que pocos muchos.

domingo, 8 de diciembre de 2013

Punto y seguido

Está muy cerca el final del año y aunque no se quiera se hace un balance sobre lo que planeamos cuando estaba a punto de comenzar, ahora, casi acaba. No puedo decir que fuese un año malo para mí, pero sí fue un año en el que no avancé casi nada en los proyectos que quise concluir. Reflexionando sobre ello podría decirse que de alguna forma, no creo en mí. No es un llanto ni una queja, algo se rompió entre ese intervalo en que soñaba con publicar las historias que tejí, y este ahora después de tanto espacio, y sé justamente lo que ocurre. Leo más y leo mejor. Ahora sé lo que es escribir con calidad, es lo que sucede por tener un vicio enorme a las bibliotecas, donde si buscas de verdad encontrarás aquello que te apasione. 

Como lectores tenemos nuestras preferencias, y sucede que leyendo mucho, encuentras todos esos libros que una vez quisiste escribir. Esas historias que para ti nadie había escrito, y que resulta que sí, algunas estaban relatadas desde antes que tú nacieras. Las lees y ya no las necesitas escribir porque están escritas tan bien que no se dejan nada fuera, y de tal modo que no se superarán a tu ver; eso sin pretenderlo te frena. Lo que aprendí este año es que hay mucho por aprender, y que la vida de las personas tiene mucho que ver con la del fruto que está en el árbol, todo está en su punto cuando madura. 

Quizá sea cobardía, quizá el deseo de vivir este momento que no se repetirá, pero siento que debo dedicar este tiempo al presente, en que ocurren tantas cosas que no volverán atrás. Después de pasarme tantos años confeccionando cientos de páginas que ahora leo, tacho y borro, necesito quedarme en la realidad de este blog como lo único construido que vale la pena. Quizá por respeto al lector, o porque es que lo único que cuando leo dejo tal cual, para bien o para mal. O tal vez porque será el cimiento sobre el que se sustente lo futuro, a la espera de esa obra que se deje finalizar. 

De momento se antoja lejos. Resta mucho por leer para acoplar las herramientas que necesito en su ejecución. Esa, sigue siendo la intuición que se escucha al fondo. No sirve apurar.

viernes, 6 de diciembre de 2013

A la espera de olvido

Anteayer estuve en el primer entierro en el que alguien fue enterrado, ante mis ojos, en una de esas tumbas que semejan una cama grande, cubierta con lápida blanca. Aún no superé la sensación que me produjo tanto silencio y tantas flores alrededor. Tantas vidas pasadas de las que nada sé, cada cual en su escondrijo, custodiado por alguna figura de mármol y algunas letras que resume su tiempo con brevedad.

Tampoco superé un sueño inquietante, que tuve al respecto, en la noche. Hay sueños que dan para historias cortas que nunca querré escribir. Que pese a ser magníficos en su forma serían harto angustiosos en su ejecución, por eso quedan ahí a la espera de ese olvido, que  a su tiempo, llegará o no. Mientras tanto sigo encerrada en esa sensación que te hace mirar la vida con ojos nuevos y al tiempo te recuerda que en algún momento será tu fin. 

Ya no sé si quiero que me pongan en un nicho o que me quemen o que me tiren al río. Pero no, yo no quiero descansar en una cama cubierta con lápida blanca. Al sol sin poder ver el sol, a la lluvia sin que me cale los huesos, a la noche que sin verla se hará eterna.

...Sigo sin pretenderlo envuelta en la sensación...

martes, 3 de diciembre de 2013

Alto y claro

Si hay algo que me pone de mal humor es que en la televisión hay programas idiotas, hechos para volver a la gente eso mismo; idiota. Son quienes luego salen a la calle y justifican ante tu cara de póker que todo vaya como va. Los que te dicen que todo esto es normal y no solo eso, sino que ya se veía venir y bla bla bla. Ya no intento llevarles la contraria, porque ya sé que son de quienes se pasan horas y vidas delante del televisor viendo programas idiotas, hechos con el presupuesto necesario para eso justamente, volver a la gente idiota. Lo peor es que lo consiguen.

Hace años, muchos años, yo me hice oyente fiel de Onda Cero, en ese momento era una cadena recién estrenada, que después descubrí que mi padre tenía puesta a todas horas en el taller en el que aprendía a soldar, ya después de retirado. Desde mi casa y su casa había ese nexo común, y cuando nos veíamos hablábamos de alguna anécdota de aquellos programas, que escuchábamos sin saber de la coincidencia, hasta un día en que en una conversación lo supimos; así por casualidad. Quizá los padres sin ser conscientes transmiten a los hijos un hilo común, que después estén donde estén, encontrarán. Lo que ocurre es que cuando te acostumbras a que hable la gente con criterio, no soportas a los conformistas, que quieren las cosas como están.

Cómo me gustan los textos de quienes saben pensar. Y cómo los agradezco. Esta entrada es solo una excusa para dejaros esto:

No os lo perdáis

domingo, 1 de diciembre de 2013

La vida se va en un segundo

No acabaré de acostumbrarme nunca. La vida se escapa en un segundo sin que nada la detenga aquí. Y sin saberlo tendré que acostumbrarme a que seas pasado, cuando hasta hace solo un minuto eras no solo presente, sino futuro.

Al final te venció tu larga enfermedad, voy a intentar no gritar, pero prometo dejar escapar todas las lágrimas que quiera. La muerte me parece tan injusta que nunca me terminaré de acostumbrar. Es un largo partido en el que al final no quedará ni un ganador. D.E.P

viernes, 29 de noviembre de 2013

jueves, 28 de noviembre de 2013

Maternidad feliz


Ayer estuvo en mi casa, radiante ante esa maternidad ya inminente, hace años no quería ni hablar de parir, a día de hoy está temerosa e ilusionada a partes iguales. Me pregunta y le digo que nuestro sistema de sanidad a día de hoy es maravilloso y que no tiene que preocuparse de nada, que dar a luz se asemeja mucho a ir al dentista, hay que estar lo más relajado que se pueda y obedecer. Dar a luz es un pequeño milagro en el que el premio final es la entrega de ese hijo que en realidad nunca esperaste tener.

Ya nacido un hijo tuyo pasa a ser tu mayor dicha. En adelante solo esperarás estar a su altura, y eso que en ese momento no tienes ni la menor idea de cuanto te hará aprender. La miraba y nunca la vi tan hermosa, con su enorme barrigota que dentro alberga a un ser que antes de nacido ya tiene todo, y quizá mucho más de lo necesario, eso me alegra, han tenido que trabajar muy duro durante muchos años para conseguirlo, pero fue ahora cuando se plantearon tener a su primer hijo. Una niña que se sumará a una tribu en la que en los últimos años hubo solo pérdidas familiares, por eso hace tanta ilusión saber que ya llega. Todos la esperamos dispuestos a cuidarla, mimarla y quizá malcriarla un poquíto, porque en un futuro ella llevará nuestra sangre y la esparcirá por el mundo. Llevará nuestro apellido también y sus hijos habitarán el mundo cuando ya no estemos.
Ayer la veía radiante y feliz, y volví a repetirle de nuevo que nunca estuvo tan guapa. Ella sonrió porque sabe bien que no miento, que a mí no me gusta mentir. Y que si digo que la veo guapa es solo porque la estoy viendo. Más guapa que nunca, y nunca tan feliz.

miércoles, 27 de noviembre de 2013

Querer es lo contrario de maltratar

Creo que en nuestra sociedad hay cosas que no terminan de quedar claras. Y que ocurre porque durante muchos años hemos vivido confundidos y afortunadamente son otros tiempos; vaya si lo son. Ahora sabemos que nadie tiene poder sobre nadie. Es un principio, sabemos que si no somos felices con nuestra pareja siempre podremos cortar esa relación. Que si no queremos permanecer a su lado nada nos ata. 

Hoy sabemos mucho más que ayer, y es que ahora sabemos que por mucho que nos prometa la religión, vida demostrable solo hay esta, y es esta, justo por eso la única que nos debe importar vivir con ilusión. La eternidad en caso de que la hubiere, nos conviene tenerla lejos, pero lejos, lejos. Y hacer de esta única vida que tenemos ese lugar que queremos, un lugar de continuo respeto y admiración.


En sociedad existen muchos modos de vacunarnos, el más importante de todos yo diría, es la información. Estando bien informado los males son menos males y existe el remedio. Afortunadamente son otros tiempos, a veces un buen diagnóstico depara la solución.


sábado, 23 de noviembre de 2013

El diario de Ma Yan

Este es un libro que compré hace tiempo y que hace tiempo comencé a leer. Lo leo con la respiración entrecortada porque aunque es libro sencillo y a su modo maravilloso, se me encoge el corazón sabiendo que lo que contiene entre sus páginas fue realidad.

Es un libro formado por fragmentos escritos por una niña que aprendió a leer y a escribir. Es un libro que a mí me costó solo un euro en una librería de viejo, pero que creo que ni con todo el dinero del mundo podría pagar. Es un libro triste y delicioso, de lucha desesperada y también de mucha ilusión. Tiene dentro todos los contrastes del universo, quizá por eso cuando miro el mundo que me rodea con esos contrastes que en su libro Ma Yan me cuenta, me duelen mucho más aún de lo que me dolían. Porque el mundo necesita ser sobre todo equilibrado, y me pregunto si alguna vez lo será.

Hace tiempo yo soñaba con escribir y publicar mis propias historias, intento no abandonar ese sueño, pero ahora me conformo con leer libros que me hagan mejor persona. Y este libro es de esos, después de lo que se quiere hacer aquí con la educación, al señor Wert le recomendaría encarecidamente leerlo, y después salir a defender esos cambios que no quiero entender.

Tendréis que perdonarme que os hable de un libro que lleva tres meses sobre mi mesilla de noche y leo a pedazos sin avanzar demasiado. Es tan crudo que tengo que intercalarlo con otras lecturas, porque leerlo muy de seguido me rasga el corazón. Pero resumo lo que su editorial resume en la solapa interior:

"En mayo de 2001, un grupo de viajeros, entre los cuales se encontraba el corresponsal de libération en Beijing, Pierre Haski, se detuvo en Zhang Jia Shu, un pueblo perdido en el sur de la remota región china de Ningxia: eran los primeros extranjeros que visitaban aquella zona aislada y mal comunicada desde hacía setenta años. Justo cuando se disponían a abandonar el pueblo, una campesina les entregó una carta y tres pequeñas libretas marrones, rogándoles encarecidamente que se los llevaran. Aquellos sencillos cuadernos eran el diario de una adolescente llamada Ma Yan, y en ellos plasmaba la inclemencia de su vida cotidiana pero también sus esperanzas para el futuro y su convencimiento de que lograría salir de la miseria gracias a la educación. La carta que los acompañaba, sin embargo, era en la que pedía a su madre que le permitiera volver a estudiar, revelaba el drama de la pequeña Ma Yan, obligada a dejar la escuela para ayudar a sus padres, incapaces de mantener a sus tres hijos y pagar la educación de su hija mayor.
Aquel grito de desesperación no se perdió en la nada: la historia de Ma Yan aparecía en Libération en enero de 2002, y Occidente descubría la triste realidad de millones de chicas anónimas de la olvidada China rural. Un mundo ajeno al espectacular desarrollo del país y en el que, como en tantos otros lugares del planeta, la educación sigue siendo un lujo a la vez que el único camino para vencer la miseria".

Sirva a modo de grito que defiende la enseñanza pública de cualquier pueblo. Algo que ningún gobierno debería negar. Amén.

viernes, 22 de noviembre de 2013

Sobre la Ley Wert

No salí a la calle a manifestarme, me quedé en casa manifestándome, eso es leyendo mucho, sigo leyendo Mi vida querida, de Alice Munro, y no me parece una mala forma de manifestarme. Dentro de ese libro hay muchas manifestaciones distintas a diferentes niveles de la vida. Leo muchos blog de escritores españoles, de gente normal, como tú o como yo que tiene mucho que decir, y de cantantes y de personas interesantes que pertenecen a ramos muy variados, que dicen mucho y lo dicen bien.

Ese fue mi modo de manifestarme ante una ley que hace más fácil estudiar para quienes se lo pueden pagar, e imposible para quienes no pueden aunque quisieran. Ese es en mi opinión el veto peor, desperdiciar el talento de algunos favoreciendo el alcance de otros, todo medido por posición económica, pero no con verdadero rigor.

Y lo que es por posición económica, si todo sigue como va, siempre alcanzarán las cumbres los mismos. Basta ya. Hay una frase que nunca deberíamos olvidar y que debería volar tan lejos como vuela el viento:


"El peor enemigo de un gobierno corrupto es un pueblo culto."

Mahatma Gandhi


Quizá el peor enemigo de un pueblo culto sea un gobierno corrupto...a saber.




jueves, 21 de noviembre de 2013

La catedral de los hombres de la mar, impresionante

Me gustan los consejos que suele dar en su programa, entre ellos que comer bien no es caro; por comer bien entiende que es cocinar como lo hacían las abuelas, que salían a su huerta a por unas patatas, unas cebollas, unos ajos, y algún producto de temporada... y añadiendo a esto un poco de chorizo, tocino y morcilla, daban de comer a una familia de ocho personas o más. Y podían comer hasta reventar sin vaciarse el bolsillo. 

En una época en que le salen imitadores y detractores por todas partes, a mí me sigue encandilando su forma de trabajar y de aconsejar a quienes a día de hoy tienen poco tiempo para cocinar debido a las horas que pasan en el trabajo. Es consciente de que en las parejas más jóvenes tienen que trabajar los dos para poder mantener los gastos del hogar, por la subida de la vivienda en propiedad y en alquiler, pero no deja de animarles a preparar las mismas comidas en olla rápida, que divide el tiempo de cocción por tres. Y pueden comer diariamente sano y barato, ahorrándose mucho dinero a fin de mes, sin tener que recurrir a comida precocinada o a lugares de comida, tan al minuto, como insana por definición. Creo que la infancia española está más a salvo con estos consejos, y los repite con frecuencia por si alguien anda despistado por ahí.

Lo peor para mí es el horario de emisión de sus programas, algo que a través de su twitter, que acabo de encontrar por casualidad, queda salvado. Hay infinidad de vídeos de comida sana y rica, y sobre todo barata, aunque cocina de todo, está claro, pero en eso es siempre el cocinero que hay en uno el que decide al final. Hay por lo tanto libertad final. 

Él no necesita presentación, se presenta solo, pero por favor, no se pierdan esa "catedral de los hombres de la mar", que nos demuestra que el Dios verdadero nunca precisó de grandes edificios porque anda por todas partes...aunque a algunos se les siga olvidando que nació en un pobre pesebre. Suerte que los villancicos antiguos nos lo suelen recordar.



“Egun on, buenos días. La catedral de los hombres del mar. Un saludo a toda la gente que trabaja en este duro oficio”

miércoles, 20 de noviembre de 2013

Calva me voy a quedar

Esta mañana mientras conducía iba escuchando la radio, resulta que desde el gobierno planean aprobar nuevas leyes de esas que ellos aprueban en un santiamén...para que aprueben otras cosas necesarias y de veras importantes, en mi opinión, llevo esperando pasado mañana 44 años...y alguno de ustedes bastantes más, quizás las seguirán esperando nuestros hijos, nietos y biznietos...

Entre esas reformas "urgentes" está la de multar con 600.000 euros a quienes se manifiesten delante del parlamento. Soy una ignorante de aúpa, eso lo sabemos, pero ¿quién supongo que les pone en el puesto en el que están los señores que nos gobiernan?, que yo sepa el pueblo, pero cuidado, que el pueblo no se vaya a quejar.

Las últimas cifras en Asturias hablan de 2.500 empresas cerradas durante 2013. De modo que la realidad diaria que vivo es desesperante, pero cuidado que no me vaya a desesperar y montar un buen escándalo ante el parlamento que me saldrá en un tiempo record -cuando les da la gana vaya si se apuran- por un precio de 600.000 euros, y claro, no me alcanzará la vida que me queda para pagar...y menudo pufo que dejo a mis hijos, nietos, biznietos y paro de contar.

Paro de contar sobre todo porque necesito mi buen humor para finalizar el día, que tengo mucho trabajo por delante. Ya está.


martes, 19 de noviembre de 2013

Escribir y al tiempo concienciar

Me encuentro con libros suyos cada poco, es normal, tiene ¿más de cuatrocientos publicados?, creo que sí. Y cuando leo la sipnosis de ellos, unas veces rebuscando en los estantes de la biblioteca, otras veces leyendo, como ahora, el resumen que alguien hace desde su blog encuentro lo mismo, conciencia social y actualidad. Y sé que si yo fuese adolescente agradecería toparme con sus libros para leerlos, tengo alguno por casa, por eso lo sé.

Ha escrito historias muy de actualidad, quizá preocupado por ciertos comportamientos que le preocupan, yo diría que es más de prevenir que curar, aunque tengo claro que la palabra escrita también nos cura. 

En este libro en concreto habla de una realidad muy cruda, la del adolescente que sale de fiesta y se topa de frente con el mundo que hay. El que desde su edad y su experiencia debe tomar decisiones en buena o en mala hora. El que puede tener todo el futuro por delante, o en un momento mal dado, dejar su futuro atrás. 

Es curioso, pero es verdad, cuanto más lees, más cuenta te das de que todo está ya contado - en parte, antes me resignaba a aceptarlo- y ello te lleva a replantearte si seguir con algunas historias que tienes en proyecto, después el tiempo decidirá. A fin de cuentas todo lo decide el tiempo.

Este libro de Jordi Serra I Fabra trata un tema que desgraciadamente no queda lejos. Según el juez de menores, Emilio de Calatayud, en una visita reciente a Asturias, esta es una comunidad privilegiada por lo bien que está en el tema de la juventud y debería servir de ejemplo para otras. Creo que a la juventud le faltan buenos referentes en televisión, sigo espeluznada por esa niña disney que me resultaba adorable, y ahora recibe premios encendiendo porros. Una forma inteligente de lanzar un mensaje opuesto es escribir un libro como este; o en su defecto leerlo. Ahí lo dejo.


Verbo retuitear

Copio y pego esta sugerencia, no os la perdáis:


"El gato está molesto". No os perdáis el artículo de Juan Cruz sobre Doris Lessing.

lunes, 18 de noviembre de 2013

Esa dichosa manía de contar y contar

Esta mañana, sin pretenderlo hallé el tercer relato que me faltaba y comencé a escribirlo. Es tarde, lo sé, un año de plazo no fue suficiente para hallar lo que hoy hallé, como surgido de la nada. A veces persigues una idea y no llega, a veces no la buscas y la encuentras. Después de leer Mi vida querida de Alice Munro entendí que la sencillez no es mala. Que la precisión no es algo que se deba combatir, y lo más importante que ya intuía, que los relatos nunca tienen un principio definido así como tampoco un final. Todo comienza y continúa en los márgenes de afuera, por muchas páginas que queramos emplear.

Ya no admites mis comentarios, te dejé dos y los ignoraste, dices que debes dejar espacio para otra gente; después nunca te los volví a dejar. Aprendí a apreciar aún más a quienes los reciben en sus blog, respondan a ellos o no, en verdad siempre supe que no necesito respuestas. Quizá porque no siempre las acepto, eso también es verdad.

Supongo que no me lees tampoco, me da lo mismo, escribo porque es algo que me nace de adentro, no por nada en particular, sé pocas cosas que pueda asegurar; ya nada aseguro. Me muevo como los vientos que se mueven a voluntad, intento esparcir alegría y a veces no puedo, pero es algo que nunca dejo de intentar. A fin de cuentas solo podemos soñar, tal vez porque a veces la realidad es dura. No me leerás, pero yo tengo ese nuevo cuento que tanto esperaba, no sé si después de escrito me parecerá bueno, si lograré  exprimirle todo el jugo y hacer que brille, como solo brilla aquello que creemos perfecto aunque no lo sea, pero que cuenta todo cuanto quisimos contar.

No me leerás, llego tarde, no he cumplido con mi compromiso...pero ya te dije que iba a intentarlo con todas mis fuerzas. No estarás, pero seguiré escribiendo para quienes queden, la vida es una lotería constante. Celebraré junto a quienes quieran recibirme allá por donde vaya...ahora mucho más. 

domingo, 17 de noviembre de 2013

¿De verdad reconocemos a una mujer maltratada?

Tendemos a encasillar a las personas y no sé si, tal como se dice en esta entrada, una mujer maltratada tiene siempre este perfil que se apunta. Si es tan reconocible a simple vista como pensamos. Si en verdad dentro de cada familia en la que hay un maltratador, puede percibirse desde afuera. 

A veces pienso que no. Demasiadas veces cuando muere una mujer, sus vecinos se echan las manos a la cabeza, cuando no su familia, y dicen eso que viene a significar que parecía un hombre perfecto. A veces no todo es tan previsible como cabe pensar. A veces las situaciones se cronifican y la mujer, que se encuentra dentro, no tiene la perspectiva completa de su realidad. Es entonces cuando alguien desde afuera, con suerte le dice eso de: eres una mujer maltratada y estás en riesgo. Debes abandonar tu hogar.

Entonces, por fortuna, en su comunidad hay casas de acogida y profesionales de la psicología para tenderle una mano si llama al 016 o acude a una comisaría de policía. Y es justo ahí, entre las personas que verdaderamente conocen el tema donde todo comienza a cambiar. Hay una vida nueva cuando el nubarrón que se cierne sobre sus cabezas se despeja de pronto y un sol grande y fuerte comienza a brillar. Porque la víctima al contrario que su maltratador es alguien que respeta la vida y el pensamiento de quienes le rodean, sabe vivir no solo respetando sino amando las normas explícitas de la convivencia; es alguien válido en la sociedad en la que se encuentra, y al salir de su embrollo respira con nueva fuerza. Después de tanto tiempo sin respirar.

Todo esto y mucho más se me ocurre después de leer esta entrada que os recomiendo. Y es que hay blogs que se han actualizado poquíto, pero cuyo contenido es certero, y merece volar más lejos...ahí va.

jueves, 14 de noviembre de 2013

Es necesario proteger el mar

Me pregunto cuantos pescadores se vieron perjudicados por el vertido de un chapapote que tal vez se pudo evitar. Y quién se hizo cargo de las facturas que ellos no pudieron atender, por la escasez de recursos que el susodicho chapapote trajo consigo. 

Me pregunto a quién importa la desgracia de los trabajadores que si no pueden faenar no pueden comer. Que si no reúnen dinero no pueden pagar.

A veces tengo la sensación de que lo que les ocurre a los pequeños no les importa a los grandes. Y que esto es así en todas las facetas de la vida. Llevar por nombre Prestige a veces no significa tener prestigio. O al menos eso parece. Creo que la costa ha perdido una batalla judicial muy importante para que en adelante se la pueda preservar, haciéndolo con todas las consecuencias.

Nadie me culpe si adoro el mar, crecí viendo a los pescadores remendar sus redes para salir en días de intenso oleaje a faenar. Y nunca vi a ninguno enriquecerse, sí les vi dejar sus huesos a veces junto al horizonte, para nunca regresar.

miércoles, 13 de noviembre de 2013

Un sueño sembrado

Ayer sembré un sueño "profesional" que me hace mucha ilusión, no sé si estaré a la altura, no sé si me darán la oportunidad, no sé si estaré a su altura.

Pero tuve el valor de sembrarlo, abrir la tierra suave, dejar la semilla y volver a cerrar la tierra, igualarla y regar después con mucha agua de lluvia.

El sueño podrá nacer o no nacer, pero sé que hice todo lo necesario.

lunes, 11 de noviembre de 2013

Tifón Yolanda

Estamos acostumbrados a ver lugares de la tierra en los que vivir es más complicado aún de lo que ya de por sí pueda resultar normalmente. Esta mañana estoy siguiendo por televisión las noticias que llegan desde Filipinas, donde el Tifón Yolanda ha pasado llevándose todo a su paso. Y viendo tal devastación acudió de nuevo a mi mente una frase:

"Las manos que ayudan son más nobles que los labios que rezan".

Robert Ingersoll


De forma inmediata busqué la forma en que puedo ayudar, porque todos podemos hacer algo de alguna forma cuando queremos, y vía internet encontré un teléfono que os dejo. Es la forma que elegí porque me parece muy rápida. La dejo aquí por si alguien se quiere sumar. Mucha gente en este preciso instante depende de gente como tú o como yo, cualquiera de nosotros y en este momento mismo podría estar en su situación. Las manos que ayudan juntas logran grandes milagros. Tengo esa convicción.

SMS con la palabra AYUDA al 28092





domingo, 10 de noviembre de 2013

La verdad que se sabe, que se ve

A diario salen desde los atriles a contarnos que España va bien, que todo mejora, que pronto dejaremos atrás el agujero negro de la educación para quienes puedan pagarla; para la sanidad de quienes puedan pagarla...y la larga lista de elecciones para quienes se lo puedan permitir, pagando de antemano su tasa. Si no tienes con qué pagar, acostúmbrate a quedarte fuera del plan, a veces mientras hablan es todo lo que consigo contestar, al reflejo de una pantalla que no me ve, lo mismo que ellos. Esos que hablan que todo comienza a mejorar. Yo sigo viendo el mismo desastre multiplicado, castillos de naipes que en su caída derriban otros, y otros que si nada cambia desde dentro, caerán. Soy pesimista al respecto y no suelo serlo, veo demasiados ejemplos a mi alrededor a diario, porque en la lista de quienes pueden o no pueden, yo no puedo, por eso no se me puede engañar. La realidad está presente y se palpa, ante eso no cabe cerrar los ojos y fingir que ni es, ni está.

Por eso al terminar de leer esta entrada no puedo dejar de compartirla desde aquí, porque después de leer tantas mentiras contadas por algunos y con tanto empeño, después de escucharles a diario contarlas a viva voz frente a las cámaras que las repetirán incansablemente, solo queda contrarrestar con la verdad. La verdad que sí creo. Y aunque se nos haga eterno esperar, esta realidad solo podremos cambiarla desde las urnas de las próximas elecciones. Vayamos teniendo desde ahora muy claro a qué queremos votar. 

La conexión a Internet puede usarse para muchas cosas, yo desde el primer día la uso para adherirme a todo aquello que puede cambiarme la vida a mejor. Después den un tiempo y de motu propio la uso para relanzar aquello que quiero que llegue más lejos. Porque creo que entre todos, y de verdad de la buena, podemos hacer del mundo un lugar mejor.

No os perdáis esta entrada, por favor.

viernes, 8 de noviembre de 2013

Respetar la autoría

El problema de sacar tu novela de un cajón es que no sabes lo que vas a encontrarte al otro lado. No sabes si caerá en manos de alguien que respetará lo que tantos años de duda, esfuerzo, ilusión, desesperación...te ha costado, y por lo tanto te respetará como autor. O en manos de alguien que la descargue en un momento y la difunda por ahí, sin respetar la parte de ese contrato no escrito, que viene a decir que tu obra tiene un precio, el que le has puesto y justo ese que tú esperas recibir. 

Hay gente que sigue sin entender que la diferencia entre que guardes tu obra en un cajón, lejos de las miradas ajenas, o que decidas publicarla en algún lugar -pongamos por ejemplo Amazon- se encuentra justo ahí, en que puedes ganarte un dinero para afianzar un oficio de por si inseguro y ganarte un respeto con el que conseguir que otros respeten tus horarios o incluso tu necesidad de escribir. Ganarte el respeto de dedicarle tiempo a tus mundos paralelos. Esta es a veces la mayor traba de cualquier escritor, que algunos no entienden que si se le pone empeño puede llegar a ser un oficio, uno de verdad, como ser médico o soldador, administrativo de banca, maquinista de tren, o qué se yo. 

No quiero extenderme porque esta entrada es solo una excusa para dejaros un debate extenso e interesante que viene a resumir el origen de mis miedos a publicar aunque sea en un lugar en el que puedo hacerlo gratis. A veces no hay nada tan caro como la gratuidad. Decir que opino lo mismo que Teo Palacios y que entiendo su cabreo, cuando alguien no respeta tu trabajo no te respeta a ti, y tienes derecho a enfadarte mucho, mucho, aunque los demás sigan erre que erre con lo suyo. Quien no respeta las reglas pone piedras en tu camino, uno que ya no es nada llano de por si.

Os dejo su entrada, interesante por todo lo que cuenta y por los comentarios que suscita. Creo que resume un universo encontrado donde solo una verdad reluce, que cada quien se retrata a si mismo y que no todo vale, aunque algunos sigan pensando que sí.

martes, 5 de noviembre de 2013

Esa editorial independiente llamada Amazon:


Soy bastante escéptica en general, lo llevo en herencia, creo en los sueños, eso creo que también; pero no termino de creer en que alguien como tú, o como yo, que escribimos por pasión, lleguemos de la noche a la mañana a publicar en esa selva amazónica y de buenas a primeras nos hagamos con un ejercito de fieles seguidores de nuestra obra que nos acompañarán a lo largo y ancho de nuestra vida como escritores, hasta el mismo final. Esto me cuesta mucho creerlo. Pero sigo la pista de Amazon como fenómeno, como lugar posible, como remota posibilidad de algún día publicar mis obras. ¿Para cuándo será? Hay un largo camino primero, eso lo puedo saber porque me he demorado tanto que he ralentizado el paso, quizá hubiese cogido carrerilla de no existir este blog. Y es posible que a esta misma hora aún estuviese peor. La lentitud de este lugar y sus conexiones hacen que a diario tenga más claro lo que es escribir y el constante sacrificio que supone, y la pasión tan hermosa que es, lo que a mí me de veras me importa es que nunca se me pase esa pasión. Que me alcance para toda la vida y me siga funcionando, que escribir sea un lugar de desconexión, para todas las frustraciones diarias que llegando de alguna parte me aplastan y al escribir se exorcicen, con eso me basta.

Ahora vuelvo a ese lugar independiente llamado Amazon. ¿De veras habría un hueco importante para mí?, es que si no fuese un buen lugar no me interesaría, no me interesa el limbo de las obras. ¿Cuantos limbos existen por allí? Obras que solo conoce su autor y que ve decrecer a lo largo del tiempo hasta convertirse en la misma nada de cuando viven al fondo de un cajón. Me da por pensar que hay muchas y las que están ¿a que especie de contrato quedan confinadas?, creo que es todo lo que me preocupa de Amazon. Si la luna tiene una cara que no nos muestra, ¿cómo es el lado oscuro de Amazon?

La cara buena nos la muestra Blanca Miosi en esta entrada y está sujeta a sus propias normas que ella explica de forma gráfica. La cara mala solo podría contarla uno de estos escritores cuya obra no sabemos que existe. Creo que empezaré a indagar. 

lunes, 4 de noviembre de 2013

Guille Silva, 20.000 palabras

Acabo de leer ahora la entrada en su blog, ya tiene lista su novela para la venta. Mientras otros seguimos dudando sobre todo lo que hacemos, él ha conseguido hacer todo el trabajo que se propuso y presentarlo al mundo. Desde su blog, Diario de mi primer libro, ha ido dejando claro que es un buen escritor y siguiendo sus pasos puede verse que su vocación va en serio.

Vamos, que el libro 20.000 palabras, de Guille Silva ya está listo. Le deseo mucha suerte en su aventura y me hago eco de la noticia desde aquí. Le iré siguiendo de cerca, como siempre.

Os dejo la entrada en que lo cuenta